Carcassonne, impresionante ciudad medieval en un estado de conservación magnífico y de gran atractivo turístico.

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Carcassonne es una comuna del sur de Francia situada en la región Languedoc-Rosellón. Esta ciudad es conocida por su ciudadela amurallada, fue restaurada en el siglo XIX por Eugène Viollet-Le-Duc y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.
Los primeros signos de presencia humana se remonta al año 300 A.C., los Volques Tectosages ocuparon la región hasta que en el siglo V fueron los Visigodos quienes conquistaron estas y otras tierras cercanas. Existe una leyenda situada en esta época, que cuenta que el Grial pertenecía al tesoro de Salomón y que los romanos robaron de Jerusalén en el año 70 D.C., después el rey visigodo Alarico lo llevó a Carcassonne tras el saqueo de Roma en el año 410 D.C. Los Cátaros trasladaron el tesoro a un lugar seguro un año antes del asedio al castillo de Montsegur, según una teoría relacionan este tesoro con el descubierto en el siglo XIX por Bérenger Sauniére, párroco de la villa de Rennes-le-Château, que se hizo muy rico en extrañas circunstancias…

En el año 725 los Sarracenos ocuparon la ciudadela y tiempo después fueron expulsados por el Rey Pipino el Breve también conocido como Pipino III de los Francos en el año 759, con la muerte de Carlomagno se pasó a la época feudal y a la disnastía de Trencavel allá por el año 1067 a través de una unidad matrimonial.

Hasta que en agosto de 1209, el ejercito de Simón de Montfort tomó como prisionero a Raimundo Roger Trencavel y se proclamó nuevo vizconde de la ciudad, años después el hijo de Raimundo, Ramón Trecavel II intentó reconquistar sus antiguos dominios pero no lo consiguió y fue expulsado, Luis IX le perdonó cuando renunció a su título de vizconde y se le permitió volver a Carcassonne con la condición de que se quedara en la orilla occidental del río, de esa manera se fundó la parte nueva de la ciudad llamada Ciudad Baja o Bastida de San Luis y se construyeron las fortificaciones exteriores.

Los conflictos se fueron sucediendo con el paso de los años hasta 1942 cuando las tropas alemanas lo ocuparon, un par de años después utilizaron el castillo condal como depósito de municiones.

Carcassonne estuvo a punto de desaparecer a causa primero de un incendio en el año 1355 provocado por el Príncipe Negro (según Wikipedia el incendio se produjo en el año 1622 pero no explica las causas) y luego, sobre 1659 a causa de que la importancia a nivel militar se redujo y las fortificaciones se abandonaron, luego la ciudad se dedicó básicamente a la industria textil. En 1849 el historiador Jean-Pierre Cros-Mayrevieille y el escritor Prosper Mérimée iniciaron una campaña para preservar la fortaleza.
Existe una leyenda sobre la Dama Carcas, esposa del Rey musulmán Ballak, cuando Carlomagno asedia la ciudad y Ballak muere, su esposa le sucede y se involucra en la batalla, tras cinco años de asedio la Dama Carcas coloca muñecos de paja y lanza flechas contra el ejercito enemigo, sin apenas comida, coge el último cochinillo y la última ración de trigo que queda para alimentar a la población, ceba al cochinillo y lo tira desde lo alto de la muralla, al caer revienta y deja ver el cereal saliendo de sus tripas. El emperador al verlo se da por vencido pensando que Carcassonne tiene tanto trigo que incluso se lo dan a los puercos. La Dama Carcas hizo llamar a Carlomagno para hacer las paces, hizo tocar las trompetas Carcas sonne (Carcas suena) y éste le juró fidelidad.

Se denomina La Cité al recinto amurallado, en sus calles encontraremos muchas tiendas artesanales, algunas de ellas de souvenirs emulando la edad media, espadas y escudos de juguete hechos en madera o figuritas de caballeros en cuya vestimenta se puede distinguir el escudo de la ciudad, también hay tiendas de chuches, de dulces, de vinos y de productos típicos de la zona. Todos los locales están perfectamente fusionados con la ciudad y guardan una armonía con el entorno, lo que hace que sea muy agradable a la vista.

Visitando el castillo descubrimos unas vistas impresionantes de la ciudad, desde lo alto del Castillo Condal se puede ver la Iglesia de Saint Gimer  y la Basílica Saint-Nazaire, además de numerosos restos arqueológicos en exposición en las distintas dependencias, después un buen paseo por la palestra, entre las dos murallas, pasando por las puertas de Narbona y de Aude, esta última sirvió como decorado para distintos rodajes de cine como Los Visitantes regresan por el túnel del tiempo, El león en invierno, La Prometida y Robin Hood.

Carcassonne está tan bien conservada que se necesita más de un día para admirar cada calle y cada rincón, no solo dentro de la ciudadela sino también fuera de sus murallas hay mucho que descubrir, como la Catedral de Saint Michel, sus parques y jardines, el puente Vieux, la Capilla de Notre Dame de la Sante o sus museos para saber más sobre su fascinante historia.

 

http://megaconstrucciones.net/?construccion=ciudadela-carcasona#ixzz3EdbFJLUA

http://www.turismocarcassonne.es/

http://es.wikipedia.org/wiki/Carcasona

http://www.traveler.es/viajes/al-natural/articulos/cuatro-motivos-para-ir-y-otros-cuatro-para-regresar-a-carcassonne/3204

http://www.guiarte.com/carcasona/ 

http://es.wikipedia.org/wiki/Ciudadela_de_Carcasona

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>