Cristóbal Colón y las Capitulaciones de Santa Fe.

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Cristóbal Colón y las Capitulaciones de Santa Fe, son dos elementos que tienen que ir siempre acompañados. Este personaje y este documento representan uno de los momentos más transcendentales de la historia de España. Gracias a Colón y a las capitulaciones Castilla consigue la expansión ultramarina que tanto requería y anhelaba.

En este artículo nos centraremos en la figura del Almirante Cristóbal Colón, haciendo un breve repaso por su vida para poder entender el cómo y el por qué de su llegada a tierras castellanas y veremos la importancia que tuvieron las capitulaciones de Santa Fe y el grandísimo esfuerzo que representó para Colón el conseguir que fueran aceptadas sus pretensiones.

Anticipar al lector que el documento original de las Capitulaciones se encuentra en el Archivo de la Corona de Aragón, en Barcelona (registro 3569, folio 136). Lógicamente he utilizado una transcripción realizada por Millares Carló, una de las personalidades más influyentes en la paleografía española, publicada por la editorial Espasa-Calpe.[1]

Este documento se desarrolla en un contexto histórico de gran importancia para el desarrollo de Castilla, en un principio, y de España en su conjunto más adelante. Nos encontramos en 1492 año fundamental para la monarquía católica. Se producirán hechos de grandísima importancia como es la expulsión de los judíos o la toma de Granada, último bastión musulmán en la península ibérica.

Pero las Capitulaciones de Santa Fe no fueron los primeros intentos de Colón de convencer a algún príncipe para que participase en dicha empresa, anteriormente había presentado su idea en la corte de Juan II de Portugal, oferta que fue declinada por diversos motivos.

Pero realmente, ¿qué sabemos de Cristóbal Colón? Conocemos, por diversas fuentes, que fue un marino, posiblemente genovés (aunque su origen es incierto) que nació en torno al 1451. Según la biografía que escribió su hijo, Hernando Colón, se dedicó al comercio, pero la historiografía no ha dado un perfil claro de este personaje. Lo que conocemos a ciencia cierta, por diversas fuentes históricas, es que se instala en Lisboa después de un ataque de corsarios franceses en 1476. Debido a su relación con el agua, Colón se convirtió en un autodidacta en el estudio de la cartografía y de las lenguas clásicas con el fin de enriquecerse con el conocimiento de los tratados de geografía realizados por los antiguos. Gracias a estos estudios abrazó la teoría de que la Tierra es redonda (idea que defendía en su tiempo Aristóteles) y que navegando hacia el oeste se podría llegar a la costa oriental de Asia, punto fundamental en el comercio mundial.

Colón viajó a la corte de la reina Isabel I de Castilla, presentando su idea al duque de Medina Sidonia y, posteriormente, a los propios reyes. La idea fue rechazada por inverosímil e inviable, tanto el proyecto en sí mismo como las condiciones que Colón pedía. Pero Colón se caracterizaba por ser una persona que no ceja en su empeño de conseguir lo que quiere, y esta vez no fue menos. Colón aprovechó el optimismo que reinaba en la corte castellana después de la toma de Granada y consiguió citarse con la reina Isabel, consiguiendo que su propuesta fuera aceptada.

Con la redacción de las Capitulaciones de Santa Fe comienza un proceso que llevo a Castilla a convertirse en uno de los mayores imperios coloniales y ultramarinos más importantes de la historia. Con este documento comenzó propiamente dicho la expansión ultramarina, con una política poco participativa en sus comienzos pero que tornó a mayor control del Estado según avanzaba el siglo XVI.

Con este documento, Colón conseguía una serie de privilegios, títulos y fortunas, destacando el título de “Almirante de la mar océana”, de forma vitalicia y hereditaria y el título de virrey de las tierras que descubriera, con los privilegios que dicho cargo ostentaba. Con estas concesiones, los Reyes Católicos se ajustaban a las elevadas pretensiones de Colón. Es aquí donde se aprecia la gran destreza política de los reyes, ya que a la vuelta del primer viaje la Corona se negará a aplicar lo capitulado en Santa Fe.

Por lo tanto, ¿fueron las capitulaciones una estratagema para convencer a Colón de hacer el viaje y aprovecharse después de sus descubrimientos?, posiblemente no lo sepamos nunca, pero la verdad es que una vez descubierto el nuevo mundo la monarquía católica no reconoció parte de lo estipulado en Granada. Con esto comienza un largo proceso judicial con los descendientes del descubridor que no culminara hasta 1536, cuando los mismos herederos, que interpretaban las capitulaciones en su forma más literal; es decir, pedían el control de América, acceden a la oferta presentada por el rey Carlos I de España y V de Alemania, por la cual conservan el título de almirante, pero renuncian a sus derechos a cambio de una pensión de 10.000 ducados al año, del marquesado de Jamaica y del ducado de Veragua.

Con todo esto, se me ocurre otra pregunta. Las capitulaciones de Santa Fe ¿fueron una merced regia o un contrato? Defensores hay de ambas teorías, pero me inclino a pensar que se tratara de un tipo de contrato de cumplimiento por ambas partes, porque si no, no se entiende la reclamación judicial de los herederos de Colón, puesto que si fuera un merced regia, el rey está en su derecho de otorgarla, pero también de quitarla cuando a él le interese.


 

[1] La referencia completa de donde obtuve dicho documento es Millares Carlo, Agustín. 1983. Tratado de paleografía española. Tomo III. 3º edición. Ed.: Espasa-Calpe. Madrid. Pág. 345.


Bibliografía:

-          Bernal, Antonio – Miguel. (2007). Monarquía e Imperio. En Fontana, Josep & Villares, Ramón (dirs.). Historia de España. Volumen III. Barcelona. Ed. Crítica – Marcial Pons.

-          Heers, Jacques. (1992). Cristóbal Colón. México D.F. Fondo de cultura económica (México).

-          Martínez Shaw, Carlos & Parcero Torre, Celia (dirs.). (2006). Cristóbal Colón. Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura y Turismo.

-          Millares Carlo, Agustín. (1983). Tratado de paleografía española. Tomo III. 3º ed. Ed. Espasa-Calpe. Madrid

-          Varela, Consuelo. (2005). Cristóbal Colón. De corsario a almirante. Madrid. Lunwerg Editores.

Author: Fernando Herranz Velázquez

Estudiante de último curso de Historia por la Universidad de Salamanca. Cofundador de la plataforma de publicación histórica "Mundo Histórico" (mhistorico.com). Colaborador de Intrahistoria.com y redactor de la sección Historia en QueAprendemosHoy.com

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>