El Arte Levantino

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

El arte rupestre levantino no tiene paralelismo a lo largo de la Península Ibérica. Es un arte relativamente naturalita y narrativo. Todas las representaciones están realizadas en abrigos al aire libre. El soporte rocoso no suele ser preparado.  Los encontramos en las partes altas de los barrancs, cerca de vías fluviales. Comprende desde la provincia de Tarragona hasta Jaén.

Se trata de pinturas rojas, negras o incluso blancas (menos frecuente). Utilizan agua como aglutinante, para darle consistencia a la pintura, que suelen ser derivados del óxido de hierro (rojo), o del óxido de manganeso (negro). Son tintas planas; Figuras que oscilan entre los 10 y 15 cm de tamaño (de media). Muchas de estas figuras están de perfil, con la cornamenta de frente (en el caso de ser bóvidos, cérvidos o cápridos). Por último, una de las características más llamativas es la representación de movimiento. Encontramos más de 300 abrigos con alrededor de 8000 figuras, de las cuales 3000 son humanas.

Las formas técnicas combinan tres procesos básicos:

- Dibujo de la silueta del animal.

- Relleno total o parcial con tinta plana, homogénea o no.

- Relleno listado; los trazos aparecen en bandas subparalelas/multidireccionales.

En cuanto a su cronología tenemos un gran problema, pues al tratarse de óxidos de hierro o manganeso no se puede aplicar el C14. Sus inicios se han establecido en el Neolítico. No obstante, en la década de 1920, Breuil estableció sus inicios en el Paleolítico Superior. Ripoll o Beltrán, en torno a 1950 establecieron sus inicios en el Mesolítico. Las últimas investigaciones establecen sus inicios en el Neolítico (Jordá).

En cuanto a las representaciones, encontramos 3 principales conjuntos:

- Zoomorfos: Según su frecuencia tendríamos: Ciervos, cabras, bóvidos, équidos y suidos. Se han encontrado ciervos de hasta 100 cm de tamaño. De todos ellos son las cabras las que representan más movimiento; El resto son figuras algo más estáticas. Los ciervos son los que cuentan con más detalles y aparecen con más frecuencia, incluso en solitario. Las cabras cuentan con menos detalles, pero representan mucho movimiento, además de aparecer en diversas posturas. Los bóvidos son también de gran tamaño, alcanzando los 40 cm; Son de aspecto macizo y tienen abundantes detalles. Encontramos muchos en la zona del Albarracín (Teruel), y Villar del Humo (Cuenca). Los suidos y los équidos tienen un diseño mucho más simple. Luego tenemos otras especies representadas, pero muy poco frecuentes, como son liebres, corzos, cánidos, serpientes, rebecos, insectos y aves. Cuando aparecen representados zoomorfos, suelen aparecer sometidos a la figura humana. Normalmente son víctimas; Es por ello que muchos de ellos son representados en escenas de caza que explicaremos con más detalle.

- Figuras humanas: Tenemos representaciones de figuras humanas tanto masculinas como femeninas. Las masculinas aparecen con arco y flechas empuñadas en la mano, normalmente en escenas de guerra, caza, desfiles militares, austiciamientos… Las figuras femeninas suelen estar relacionadas con danzas rituales o actividades de la vida diaria con tocados y diversos adornos (En total tenemos 101 representaciones femeninas). En cuanto a sus características estilísticas tenemos los paquípodos, con un torax corto y musculoso; los cestosomáticos, más estilizados, con las piernas largas y algo musculosas; y los nematomorfos, con una estilización más marcada. Actualmente se dividen en figuras naturalistas o filiformes.

- Representaciones del entorno: También se le da especial importancia en los paneles a la representación de elementos del medio natural, como árboles o matorrales, así como accidentes geográficos. Estos detalles los solemos encontrar en escenas de la vida diaria, como sería el ejemplo de la escena de vareo, en la que una figura humana golpea un árbol con una vara para hacer caer sus frutos.

Finalmente, llegaríamos a la lectura del arte rupestre levantino. Puesto que se trata de escenas de carácter narrativo, podemos analizar y dividir en grandes bloques las diferentes escenas.

- Guerra: En el arte rupestre levantino encontramos una gran cantidad de representaciones bélicas. Parece que la guerra era un aspecto central de estas sociedades. No debemos olvidar que las sociedades neolíticas se supone que vinieron en oleadas irregulares de Próximo Oriente, por lo que tendrían unas costumbres diferentes. Sería imposible determinar si estas escenas fueron reales o no. Lo cierto es que la guerra era un aspecto central. A veces utilizan una grieta del propio soporte para dividir los dos bandos que se enfrentan. Dentro de estas escenas se aprecia claramente la jerarquización, pues siempre hay un individuo mejor tratado pictóricamente, así como la gran cantidad de adornos que suele llevar. Al mismo tiempo observamos con claridad las estrategias militares que utilizaban, por la posición de cada uno de los individuos. Se trata de escenas con mucho movimiento en las que incluso el artista intenta dar a entender cierta perspectiva. Dentro de este grupo podríamos introducir los ajusticiamientos y los desfiles militares. Tenemos varias representaciones en las que se aprecia varios hombres en posición de celebración, con los brazos levantados y los arcos empuñados, y otro inividuo muerto y repleto de flechas clavadas. Además de esto, también tenemos lo que parecen ser desfiles militares, en los que a la cabeza va el líder, claramente identificado, con sus soldados detrás siguiéndolo. Nos representan un mundo muy relacionado con la guerra y la jerarquía.

- Caza: Tenemos también una gran cantidad de representaciones de escenas de caza de los animales anteriormente nombrados. En estas escenas también se aprecia la jerarquización, pues generalmente se trata de caza en grupo. Lo más probable es que la caza estuviera íntimamente relacionada con la guerra, pues en ella pondrían en práctica todas las estrategias militares, el rastreo y la puntería. A su vez, el mejor cazador sería interpretado como el mejor guerrero, estableciendo así las jerarquías. En estas escenas encontramos grupos de animales enfrentados con figuras humanas, en actitud beligerante. Probablemente un grupo asustara a estas manadas, dirigiéndolas directamente contra el grupo de cazadores. Son escenas con mucho movimiento, en las que a veces aparecen humanos heridos por el propio animal, como sería un ejemplo en el que cazan jabalíes. En muchos de los casos, los animales tienen una actitud agresiva con respecto a los cazadores. Observamos también una tipología de guerreros en la propia caza. Los guerreros llevan arco simple y unas cuantas flechas empuñadas en la mano (no llevan carcaj).

- Actividades de la vida diaria: Observamos representaciones de escenas que parecen ser de la vida cotidiana. Tenemos una escena en la que aparece una figura humana  una serie de cabras, más pequeñas, tras él. Esta escena, al no existir una actitud agresiva por ninguna de las partes, se ha identificado como ganadería. A su vez encontramos curiosas escenas como una mujer descolgada por un barranco recolectando miel. En esta escena aparecen representadas las abejas de la colmena. Sabemos que se trata de una mujer por las vestimentas y los tocados. Al mismo tiempo, podríamos incluir la escena de vareo anteriormente explicada.

- Escenas rituales: Por último, podríamos hacer mención a una serie de escenas que identificamos como rituales. Hay una representación más destacada en la que se observa a un hombre, itifálico, rodeado por una serie de mujeres danzando a su alrededor. Se ha interpretado como un canto a la fertilidad, pero lo cierto es que no podríamos establecer un significado concreto. Lo que sí podemos decir es que estas sociedades tenían un sentido mágico-religioso. Ya en el Neolítico la mentalidad religiosa tenía gran importancia.

 

A continuación vemos algunos ejemplos de Arte Levantino.

index

 

cerrao2

 

pinturasrupestres

 

4161056_640px

 

28 - Mujer recolectando miel en el abrigo de Bicorp (Valencia)

 

index

 

BIBLIOGRAFÍA:

ALONSO TEJADA, A; GRIMAL, A. 1999. “El arte levantino”.

MATEO SAURA, M.A. 2009.  “Aproximación teórica al problema del significado del arte rupestre levantino”.

MATEO SAURA, M.A. 2002 “La llamada fase pre-levantino y la cronología del arte rupestre levantino”.

PÉREZ RIPOLL, M. 1987. “La caza en una economía de producción prehistórica y sus implicaciones en el arte levantino”.

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>