El Calcolítico en Anatolia

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Resumen:

El periodo Calcolítico comprende entre los años 5500-5200 A.C. Podríamos entenderlo como un periodo intermedio entre la Edad de Piedra y la Edad de Bronce, de ahí su nombre. Durante este periodo, en Anatolia (La actual Turquía) se desarrollaron diversas culturas con rasgos propios. Podríamos considerarlo como un eslabón necesario entre Mesopotamia y Europa, pues los grupos sociales que surgen en este periodo son fruto del reflejo de las ciudades-estado de Mesopotamia, es decir, que la influencia que ejercen dichas ciudades-estado en la periferia la modificaron generando los grupos sociales de los que hoy día tenemos constancia.

Los poblados que aquí encontramos tienen una fase neolítica previa y se desarrollarán durante el Calcolítico. Se observan modificaciones como una ampliación urbanística considerable, la aparición de espacios públicos, de elementos defensivos (lo que nos indica tensiones sociales), lo que nos lleva a un aumento demográfico… Podríamos hablar incluso de la aparición de líderes y, por tanto, de una jerarquización social. Encontramos importantes yacimientos que nos indican la existencia de estos grupos y nos ayudan a definir sus características, yacimientos como Catal Huyuk o Hacilar, además de otros muchos.

En definitiva, debemos considerar el Calcolítico en Anatolia como un eslabón entre la antigua Mesopotamia y Europa fruto de la influencia de las ciudades-estado de Mesopotamia en su periferia, en el que nos encontramos con grupos sociales con unas características propias que les otorgan esa identidad.

 

1º Introducción. Características generales:

Cuando hablamos del periodo Calcolítico nos referimos al periodo que prosigue al Neolítico. Comprende los años 5500-3200 A.C. y donde tenemos mayor constancia de su desarrollo es en Anatolia (Fig.1). Este periodo es conocido por este nombre debido a que tanto el cobre como la piedra son utilizados para crear numerosos utensilios, lo que contribuyó considerablemente a su desarrollo. Esta etapa arqueológicamente se distingue bastante poco del Neolítico Final y del Bronce Inicial. El Calcolítico va asociado a la aparición de la metalurgia y desarrollo de la tecnología cerámica.

Las excavaciones realizadas sugieren que los cambios más importantes se produjeron alrededor del año 6000 A.C. Cambios en la alfarería (La cerámica del Calcolítico se diferencia de la del Neolítico, formas de vasijas, tamaños, decoración…). En la llanura de Konya, por ejemplo, observamos cerámica pintada (roja o marrón con motivos geométricos). En la región de Capadocia se caracteriza por una cerámica decorada con relieves. Otro cambio se aprecia en la arquitectura, las casas son diferentes a las que nos encontramos durante el Neolítico. Durante este periodo encontramos en yacimientos como Catal Huyuk casas de adobe con 2 plantas.

Un dato a desatacar es el porqué se dio en esta región. La explicación más probable es la influencia de las ciudades-estado en su periferia (Fig.2). La cantidad de recursos que requieren dichas ciudades inevitablemente modifica su entorno, creando unas redes de comercio, y por tanto de desarrollo a lo largo de la misma, e incluso podríamos hablar de una periferia de la periferia. Este fenómeno se da hoy en día en cualquiera de nuestras ciudades. Cuando observamos cualquier gran ciudad, en sus cercanías cuenta con una periferia que, por la influencia que esta gran ciudad ejerce, inevitablemente se modifica poco a poco, llegando a convertirse incluso en parte de la misma ciudad por el carácter expansivo de la misma. No obstante hoy en día se siguen realizando diversos descubrimientos que abren aun más el complejo panorama cultural del Calcolítico. Recientemente se han encontrado cuevas que estuvieron habitadas por población del Calcolítico al este del río Jordan. Este tipo de descubrimiento podríamos asociarlo al proceso de influencia de las ciudades-estado de Mesopotamia, pues observamos como en el entorno cada vez se van encontrando nuevos yacimientos.

Hay diferentes tesis sobre cómo surgieron estos focos poblacionales: La tesis orientalista es la más aceptada, (Vere Gordon Childe) explica la aparición de dichos focos como reflejo de Mesopotamia, es decir, que las migraciones llevaron al ser humano de Mesopotamia a Anatolia y de aquí al resto de Europa. Esta tesis suele ser muy aceptada ya que la cronología de los yacimientos de toda Europa es clara, a medida que nos acercamos a la zona oriental, y más concretamente Mesopotamia los yacimientos que encontramos tienen mayor antigüedad. Hay discusión sobre si estas culturas surgieron plenamente por la expansión de Próximo Oriente o si en algunos casos fueron de un origen local. Por otro lado, se considera que la zona de los Balcanes fue un núcleo independiente. Esta región es rica en minerales y llegaron a crear sociedades complejas con una gran capacidad tecnológica. Aquí encontramos la cultura Tiszapólgar y yacimientos como las tumbas de Varna. En definitiva, esta tesis nos habla de que la “expansión cultural” llevada a cabo durante este periodo procede de un foco principal, Mesopotamia, y se expande hacia el Oeste ocupando poco a poco la región geográfica que hoy conocemos como Europa.

El aumento demográfico que con seguridad hubo durante este periodo de tiempo en las ciudades-estado no hizo más que aumentar las necesidades de la población, lo que a su vez proyecta un comercio que afecta a la periferia. Por lo que me atrevería a afirmar que el desarrollo tanto económico como social que experimentan los grupos sociales que nos encontramos en Anatolia no fue más que la influencia de las ciudades-estado próximas situadas en la zona de Mesopotamia. La expansión de estas no sólo provoca un crecimiento de la ciudad, sino que fomenta el comercio y la búsqueda de materias primas en el exterior, esta búsqueda probablemente llevó a los diferentes grupos poblacionales a tomar contacto entre sí y así influenciarlos de una manera tan notable.

Todos estos grupos tienen características del neolítico previo, es decir, que tienen una fase anterior y se continúan desarrollando paulatinamente durante el Calcolítico, pero entonces ¿Cómo explicar las novedades sociales y culturales? Pues debido a la influencia de este contacto con las ciudades-estado. En los yacimientos encontrados se observa como en la transición del Neolítico al Calcolítico hubo un cambio urbanístico importante: Observamos la aparición de supuestos “espacios públicos” (edificios más amplios que se diferencian considerablemente de las viviendas) así como elementos defensivos, generalmente murallas. Estos últimos elementos son importantes, pues nos indican no solo un crecimiento demográfico, sino el contacto entre diferentes grupos sociales, de diferentes pueblos. En definitiva, que los grupos de personas que vivían en esta zona geográfica pasaron a estar más comunicados y a tener contacto entre sí, aumentando tanto el comercio como las tensiones.

En el Neolítico final y tardío llegamos a observar zonas donde se guardaba el excedente agrícola e indicios de ganadería. Ya esto nos indica no sólo sedentarismo, sino una intención de negociación o comercio con dicho excedente. No es difícil observar como las ciudades-estado y los diferentes pueblos se han ido desarrollando de una forma muy similar y siguiendo prácticamente las mismas pautas. De todas formas cabe destacar, sin lugar a dudas, un reciente descubrimiento en el poblado Les Moreres (Alicante, España) en el que se ha hallado cerámica roja monocroma, un tipo de cerámica que muchos sitúan procedente de la península de Anatolia entorno al Bronce Antiguo (2700-2100 A.C.) Aunque cierto es que ya es posterior al Calcolítico, nos indica un gran proceso comercial bastante próximo a nuestro periodo. Este tipo de conexión entre la Península ibérica y la de Anatolia nos da un panorama mucho más conectado entre sí del que podríamos imaginar, pues diferentes culturas del Mediterráneo tomaron contacto entre sí, si no en el Calcolítico, en un periodo muy cercano. Este tipo de hallazgo no debería hacer otra cosa que abrirnos los ojos frente a la poca información que tenemos sobre este periodo y que, probablemente, los futuros descubrimientos nos ayuden a romper una y otra vez las tesis más aceptadas hasta acercarnos más a la verdad.

Otro aspecto a destacar es la aparición de una jerarquización social dentro del poblado. Tanto en las estructuras urbanísticas como en las tumbas observamos diferenciaciones sociales. Hay supuestas viviendas más lujosas que otras mucho más estandarizadas, y tumbas en las que encontramos ajuares funerarios mucho más lujosos que otros. Más adelante con el análisis de yacimientos concretos veremos dichas diferencias. Lo importante a remarcar en un aspecto más genérico es la aparición de un nuevo sistema social jerarquizado, un claro síntoma de desarrollo frente a los anteriores cazadores-recolectores.

Por otro lado cabe destacar la aparición de un artesanado especializado. En el estudio de los yacimientos observamos zonas donde se dedicaban exclusivamente al artesanado. La especialización del trabajo es otro de los síntomas de desarrollo y crecimiento más significativo; Aunque cierto es que el desarrollo de las cerámicas, por ejemplo, varía según el grupo social que la fabrique.

Finalmente podemos proceder a realizar una división de las diferentes regiones de Anatolia en función de la influencia que reciben:

- Por un lado, bajo la influencia de Mesopotamia, el Este, el Sudeste de Anatolia y la llanura de Çukurova.

- Por otro lado, bajo la influencia del mar Egeo y las culturas Balcánicas la Anatolia Central y Occidental.

Dentro de este periodo encontramos diversos yacimientos de los que obtenemos la suficiente información como para poder formarnos una idea de cómo evolucionaron estos pueblos. Desde el paradigmático Hacilar, situado al sur de la actual Turquía a Catal Huyuk, Beycesultan, Canhasan, Mersin Yumuktepe, Tepecik Elazig, Malatya Degirmentepe, Norsuntepe o Estambul Fikirtepe. Más adelante procederemos a realizar un análisis más exhaustivo de algunos de los yacimientos que aquí se nombran.

Sabemos que en muchos de estos yacimientos, sino en todos, hubo una continuidad temporal que se remonta al Neolítico precerámico, en el año 7000 A.C. aproximadamente. Esto se aprecia gracias a que encontramos una secuencia compuesta de varios niveles estratigráficos en los que se aprecia claramente como los yacimientos atravesaron desde el Neolítico precerámico hasta el Neolítico pleno y final donde observamos como hubo un drástico final, seguramente debido a un gran incendio hacia el año 6000 A.C. aproximadamente. No obstante a comienzos del Calcolítico observamos como muchas de estas comunidades se siguieron desarrollando considerablemente entre los años 5600-4700 A.C. Todo esto lo sabemos gracias al yacimiento de Hacilar, que más adelante analizaremos con más detenimiento. Ya con estas sociedades del Calcolítico apreciamos cambios muy significativos en el espacio urbano, cambios que anteriormente he nombrado, como la ampliación del espacio urbano, o la aparición de elementos defensivos, silos… Finalmente sabemos con certeza que estas comunidades se siguieron desarrollando durante el Calcolítico pleno y tardío, durante los años 5250 hasta el 4700 A.C. aproximadamente. A pesar de estas generalizaciones debemos comprender que cada comunidad no experimentaba un desarrollo homogéneo, sino que cada uno tenía sus elementos particulares, pero a efectos podemos tomar ciertos yacimientos como “plantilla” en los que fijarnos y poder aplicar sus cambios y las causas de los mismos a los demás; Yacimientos como Hacilar, por ejemplo; Uno de los más emblemáticos de esta etapa en Anatolia y del que tenemos numerosa información gracias al arqueólogo James Mellaart.

Visto este análisis muy genérico sobre el desarrollo de estas culturas en Anatolia durante el periodo Calcolítico pasemos a un análisis más concreto de los yacimientos. Analizaremos dos de los yacimientos más importantes de esta zona: Hacilar y Çatal Huyuk. Antes de realizar dicho análisis hay que tener en cuenta que las características que veremos a continuación no son estrictamente comunes en todos los grupos sociales y yacimientos que encontramos a lo largo de Anatolia, pues cada uno desarrollará su estilo y características propias. Pero por otro lado sí que podríamos aplicar la idea de desarrollo, tanto urbanístico como cultural, que se expandió durante este periodo y que afectaría a gran parte de Anatolia y, posteriormente, al resto de Europa. (Fig.3)

2º Hacilar:

Es uno de los yacimientos más importantes que encontramos en la península de Anatolia dentro de este periodo. Es un yacimiento tipo “TELL”, es decir, que su estructura se encuentra elevada por la acumulación de materiales unos encima de otros debido a la constante construcción y reconstrucción de asentamientos en la misma zona geográfica. Fue excavado por el arqueólogo James Mellaart a finales de los años cincuenta. Sus orígenes se remontan al año 7040 A.C. aproximadamente. No es extraordinariamente grande pero las excavaciones arqueológicas realizadas lo han examinado en su totalidad (ocupa aproximadamente 1 hectárea). El yacimiento se encuentra al suroeste de la península, en un entorno natural muy favorable cercano a un río.

Gracias a las excavaciones de James Mellaart tenemos numerosa información sobre este yacimiento, ya que fue excavado en su totalidad y además apreciamos la continuidad a lo largo del tiempo gracias a su secuencia, que cuenta con 13 niveles estratigráficos. Dentro de esos niveles observamos que su origen se remonta al Neolítico precerámico (7000 A.C.) y atraviesa el Neolítico pleno y final, acabando drásticamente probablemente debido a un incendio en el 6000 A.C. Los cambios urbanísticos que se aprecian en el yacimiento están datados ya en el Calcolítico (5600-4700 A.C.). De estos cambios hablaremos a continuación, pues tienen más trascendencia de la que a priori muestran. Por último vemos como este poblado prosigue su existencia durante el Calcolítico pleno y tardío (5250-4700 A.C.).

Encontramos muchos cambios a nivel urbanístico (Fig.4). Cierto es que en el periodo del Neolítico final encontramos zonas donde se guardaba el excedente agrícola y evidencias de ganadería; Esto es un claro síntoma de sedentarismo. Por otro lado, el que se guardara excedente agrícola (generalmente el grano) puede significar por un lado, que guardaban alimento para periodos de escasez o incluso que lo utilizaban para el comercio. Pasando ya a un análisis más directo del aspecto urbanístico del yacimiento vemos:

-       Una estructura rectangular amurallada. Esto nos indica mucho más de lo que a simple vista nos ofrece. La aparición de elementos defensivos, en este caso una muralla de 3 metros de espesor de adobe, no sólo nos indica que había tensiones entre diferentes pueblos, sino que puede ser un indicador de un aumento demográfico considerable. A mayor población mayor competencia por los recursos y, por consiguiente, de enfrentamientos directos entre los diferentes pueblos. Hay que tener en cuenta que la extensión de los territorios necesarios para cubrir las necesidades básicas de una población como esta podrían ser bastante extensos, con lo cual es comprensible que por la falta de técnicas y herramientas tanto en la agricultura como en la caza y la ganadería necesitaran mayor extensión de territorios y estos chocasen entre sí. Por otro lado el choque entre diferentes grupos sociales no solo nos indica un aumento demográfico sino también un proceso de expansión hacia el Oeste. Estos pueblos están en movimiento, en una constante búsqueda de recursos, y en esos movimientos que podríamos clasificar como “migratorios” tienen lugar estos choques. Los choques entre diferentes pueblos no tenían que ser necesariamente violentos, aunque la presencia de murallas lo indiquen sin lugar a dudas, en algunos casos también podrían fomentar un comercio muy leve. Aunque cierto es que el comercio no llega a ser ni mucho menos activo, si que podemos observar la presencia de obsidiana, elemento que aparece en estos poblados por la negociación.

 

-       Encontramos que la fortificación tiene tres entradas que dan a unos espacios abiertos. El porqué de estos espacios abiertos probablemente se debiera a la entrada y salida del ganado, es decir, para facilitarlo. Algo tan valioso como el ganado debía “dormir” dentro de la fortificación y ser protegido, pues otorgaba gran cantidad de recursos básicos a la población. Por otro lado, el que al entrar a la fortificación te encuentres en un espacio abierto puede ser una manera de controlar la entrada de personas, es decir, que cuando entre alguien ajeno a ese poblado tendrá que pasar por un espacio abierto en el que fácilmente podrá ser observado por el resto de la población. Como vemos es un poblado perfectamente estructurado y orientado para la defensa frente al exterior. Es probable que las tensiones entre diferentes pueblos fueran muy intensas ya que se ve expresa preocupación en la seguridad del pueblo.

 

-       Ya dentro del poblado podemos dividirlo en dos partes, por un lado el Oeste, en el que vemos cierta diferenciación frente al este. Esta diferenciación podríamos calificarla como más lujosa: Tenemos estructuras de mayor tamaño frente a las del este más estandarizadas. Una de las interpretaciones posibles es que fueran las viviendas de la élite dirigente, pero lo que es innegable es que se aprecia unos inicios de jerarquización, pues dentro de las estructuras urbanísticas las encontramos de mayor y menos calidad. Esta jerarquización es un proceso común en el que en etapas más avanzadas o más tardías todas las poblaciones acabaran experimentando. El que se diera en Hacilar durante el Calcolítico nos indica un cierto desarrollo similar al de las ciudades-estado de Mesopotamia, el saber si estaban directamente influenciadas o no es otra especulación diferente, pero como hecho es innegable. Las plantas de estas casas más “lujosas” tienen una planta de tipo “mégaron”, es decir, un pórtico, una columnada y una antesala que precede a las habitaciones. En la esquina noroeste encontramos unos almacenes donde guardar el excedente agrícola (generalmente el grano). Este tipo de estructuras se fueron desarrollando pero ya las arrastraban desde el Neolítico final.

Por otro lado tenemos la zona Este, esta zona es bastante más “caótica”, no tiene el orden y los “lujos” con los que cuenta la zona oeste, la cual consideramos pertenecía a la élite dirigente. Aquí encontramos centros alfareros especializados. Este dato es tremendamente importante, pues tener un sector de la población especializado en una tarea es algo propio de las ciudades-estado y un síntoma claro de desarrollo. El tener gente trabajando exclusivamente en la cerámica nos hace entender que, por otro lado, otro sector del poblado se dedicaba a la producción de alimento, ya sea la caza, la pesca o la agricultura, y nos deja vislumbrar una sociedad perfectamente organizada y jerarquizada, en la cual cada persona tiene su función. Hablamos probablemente de comunidades más o menos autosuficientes. Esto se aleja claramente del estereotipo del cazador-recolector propio del Neolítico, dando lugar a un desarrollo y la creación de las primeras sociedades organizadas. En el periodo Calcolítico en la península de Anatolia en este caso concreto podemos observar el proceso de transición entre los grupos de cazadores-recolectores hacia unas ciudades-estado organizadas y jerarquizadas. Nos ayuda, sin lugar a duda, a comprender el origen de las ciudades y al mismo tiempo la expansión hacia Europa.

Por último, en la zona noreste encontramos una estructura que generalmente se ha asociado a algún tipo de santuario, o zonas de tumbas de los dirigentes. Al no tenerse nada claro el tipo de inquietudes espirituales de estos poblados es difícil identificar este tipo de estructuras con estas prácticas, el caso es que es una estructura más amplia que se diferencia de las demás y muy probablemente estuviera dedicada a ritos funerarios.

 

-       En cuanto a la cerámica encontrada en este yacimiento es bastante simple. Algunas de las piezas encontradas representan animales, y las más destacables son unas figuras que representan el cuerpo desnudo de una mujer. Probablemente sean representaciones de la “diosa madre” u otra divinidad (Fig.5). Además de todo esto encontramos cerámica pintada, vasos decorados con motivos geométricos. Generalmente se pintaba de rojo y amarillo. Por otra parte debemos tener en cuenta que las diferentes cerámicas encontradas pertenecen a diferentes niveles estratigráficos y, por lo tanto, a diferentes periodos. Lo cierto es que encontramos gran variedad de cerámica de alta calidad, llegando a tomar formas zoomorfas o antropomorfas.

Actualmente la mayoría de los restos arqueológicos encontrados en este yacimiento se encuentran en el Museo de las Civilizaciones de Anatolia (Ankara, Turquía).

3º Çatalhöyük (Çatal Höyük o Çatal Hüyük):

Este yacimiento es uno de los más grandes que se conserva hoy en día del periodo Neolítico en Próximo Oriente. Se sitúa en el centro-sur de la actual Turquía. Es considerablemente mayor al yacimiento anterior (este comprende unas 13 hectáreas). Esta datado en torno al año 7400-6200 A.C. Se estima que alrededor de 10.000 personas vivieron ahí (Fig.6). La excavación fue también realizada por James Mellaart entre 1961 y 1965, y alcanzó un reconocimiento internacional debido a su gran riqueza; tanto por su tamaño como por las obras de arte descubiertas dentro de las estructuras urbanísticas (como pinturas murales). Este yacimiento tiene, al igual que el anterior, una continuidad a lo largo del tiempo entre el Neolítico tardío y final y el Calcolítico. El descubrimiento de este yacimiento nos indicaba un gran desarrollo en la zona de Anatolia durante el Neolítico, y como veremos a continuación, nos muestra como evolucionaron los grupos sociales de esta época a lo largo del Calcolítico, probablemente influenciados por las ciudades-estado más próximas. Esto no es más que otro ejemplo más mediante el cual podemos observar ese proceso expansivo del ser humano hacia Europa, y nos facilita a comprender la península de Anatolia como un eslabón necesario entre Mesopotamia y Europa. A continuación vamos a analizar con más detenimiento los diferentes aspectos del yacimiento, tanto las características propias como aquellas que podamos generalizar como un elemento de desarrollo común para la mayoría de los pueblos de esta región:

-       El aspecto urbanístico del yacimiento es bastante peculiar. Las viviendas están completamente pegadas unas a otras, es decir, que no encontramos calles de ningún tipo, sino que son una serie de casas de adobe rectangulares cuya entrada se encuentra en el techo a través de una escalera de madera (habría dos, una para subir al tejado y otra para bajar a la vivienda) (Fig.7). Los techos estaban fabricados con vigas de madera y barro. Las calles del poblado pues podríamos considerarlas como el techo de las viviendas. La disposición de las viviendas conformaba una muralla de adobe. Como vemos, otra vez aparecen elementos defensivos, indicativo de tensiones y aumento demográfico tal y como explicamos en el yacimiento de Hacilar. Las viviendas tienen un tamaño de unos 20 metros cuadrados, algunas cuentan con un horno propio y disponen de diferentes plataformas para sentarse o tumbarse. Como podemos observar, el yacimiento urbanísticamente es bastante diferente al de Hacilar, pues tienen sus características propias, como la entrada por el techo o la disposición de las casas unas pegadas a otras, pero por otro lado observamos la aparición de elementos defensivos, algo común en ambos yacimientos que nos indican que en toda la región existían tensiones más que notables entre los diferentes poblados. Por otro lado nos es más difícil en cuanto a los elementos urbanísticos diferenciar algún tipo de jerarquización, pues las casas son bastante similares unas a otras. Por lo pronto podríamos afirmar que no había una élite dominante sino que era una sociedad algo más “igualitaria”.

 

-       Por otro lado encontramos rituales funerarios. Bajo las viviendas se han encontrado restos humanos. Los cuerpos que se encuentran estaban plegados y frecuentemente introducidos en cestos o envueltos. Otro dato curioso es que en algunos casos el cráneo no se encontraba, probablemente fue extraído para algún rito funerario (algunos se han encontrado pintados con ocre). Se han hallado restos humanos bajo unas cuarenta estructuras. Este tipo de ritos funerarios son muy similares a Jericó. Los restos de los niños eran los únicos que eran decorados con perlas y ocre; Hay autores que han relacionado esto con una importancia de los jóvenes en la sociedad, es decir, la necesidad de mano de obra joven debido al sedentarismo, pero en este caso sólo son especulaciones. Aún así entre los diferentes entierros no hallamos diferencias significativas, quizá sea otro indicativo más del carácter más “igualitario” de la sociedad.

 

-       Uno de los aspectos más significativos de este yacimiento es el arte: En los muros de numerosas viviendas encontramos representaciones de caza, danzas rituales, animales como uros, ciervos, buitres así como motivos geométricos… El arte en este poblado era algo muy importante ya que lo encontramos en numerosos sitios, debemos entenderlo como una parte vital y funcional de la vida cotidiana de sus antiguos habitantes.

Al mismo tiempo se han hallado numerosas figuras y relieves. Una de las más famosas es una mujer sentada entre dos grandes felinos, Las figuras generalmente representan seres humanos o animales. Están hechas de arcilla y no son de gran tamaño. Hay diferentes interpretaciones sobre el porqué de estas figuras, hay, por ejemplo, quien opina que su función era la de protegerse de los malos espíritus… En definitiva no sabemos con certeza la funcionalidad de estas figuras, pero sin duda que este tipo de arte era muy importante para la población de la época. En todas las viviendas excavadas se han encontrado restos de pinturas o estatuillas. En la sala principal de la vivienda encontramos tanto relieves como pinturas que representan un mundo animal o escenas de caza, o motivos geométricos, así como estatuillas… En cuanto a los relieves hallados son diversos: Se han hallado relieves de mujeres dando a luz (Pueden ser representaciones de alguna divinidad), así como cabezas de animales (leopardos, cabras, toros, osos…). Es de digno de destacar los “bucráneos” de arcilla, relieves que representan a un uro con cuernos verdaderos (Fig.8).

Como vemos estos grupos sociales poseían una religión muy rica y compleja que hoy en día nos es muy complicado de comprender. Toda la simbología que nos ha llegado gracias al descubrimiento de sus yacimientos es difícilmente interpretable, pero sí que nos ayuda a comprender el proceso de desarrollo de estos pueblos.

Estos pueblos trabajaban la madera, el cobre y la cerámica de una manera muy considerable, incluso la joyería con la perlas. Por lo que sí que podríamos hablar de cierta especialización dentro del trabajo, lo cual nos muestra una sociedad necesariamente más desarrollada y estructurada, al igual que Hacilar. Este es un síntoma claro y común en el desarrollo de los diferentes pueblos de Anatolia.

En el análisis de los restos del yacimiento se han hallado gramíneas carbonizadas, maderas, semillas, fitolítos, estiércol, restos óseos, cuarzo, calcita, yeso… Todo esto nos indica algo que ya sabíamos, que hablamos de una comunidad sedentaria. Como bien apreciamos, esta comunidad tiene numerosas particularidades fruto de que no eran sociedades en un contacto constante con otros grupos, por lo que su desarrollo de alguna manera tendrá aspectos propios y únicos, pero por otro lado los rasgos comunes como la aparición de elementos defensivos en esta sociedad nos hablan de que el territorio atravesó un momento en el cual el contacto entre las diferentes sociedades se dio, y fue probablemente un contacto violento. El proceso migratorio hacia el oeste, es decir, hacia Europa, probablemente se dio a través de la península de Anatolia, y el contacto entre las diferentes sociedades lo corrobora.

4º Conclusión:

En resumen, como hemos visto al analizar dos de los más emblemáticos yacimientos de la península de Anatolia que pervivieron durante el Calcolítico, cada pueblo, grupo social, aldea… tiene sus propias características y es indudable que tienen cierto grado de independencia y autosuficiencia, prueba de ello son las diferencias tanto urbanísticas como artísticas, como funerarias que encontramos. Pero por otro lado, analizando los yacimientos vemos ciertos patrones comunes que se dan a lo largo del Calcolítico. Esos patrones son una organización social (en algunos casos llegando a la jerarquización) y la aparición de elementos defensivos. Esto es la prueba irrefutable de que las tensiones aumentaron en la península, y seguramente aumentaron debido a un crecimiento demográfico y a un proceso expansivo proveniente de Mesopotamia en dirección al Oeste, hacia Europa. Probablemente las diferentes sociedades que se dieron ya dentro de Europa en tiempos posteriores pasaron por este gran eslabón que es la península de Anatolia. La importancia que tiene Anatolia en el desarrollo de la muy posterior Europa es muy significativa, también en cuanto a la expansión del sedentarismo y las ciudades-estado se refiere.

Por otro lado también nos sirve como ejemplo con el cual definir cómo los núcleos urbanos afectan a su periferia, y a su mismo tiempo esa periferia termina modificando su propia periferia. Es decir, que podríamos considerar el desarrollo urbanístico, social y cultural como algo expansivo y relativamente contagioso que se difunde  hacia el oeste desde Próximo Oriente, y que, en la práctica, la región de Anatolia fue un importante eslabón. Un eslabón de la cadena que une Mesopotamia con Europa.

BIBLIOGRAFÍA

 

-       Burcin Erdugu. 2009: “Ritual symbolism in the early Chalcolithic period of central Anatolia”.

 

-       Clemens Lihter. 2005. “Western Anatolia in the Late Neolithic and Early Chalcolithic: The actual state of research”.

 

 

-       González Prats, Alfredo; Ruiz Segura, Elisa; Gil, Jesús; Seva Román, Romualdo. 1992-1994. “Cerámica monocroma anatólica en el poblado Calcolítico de Les Moreres (Aliante, España)”.

 

-       Gülçur, Sevil. 2012. “The Chalcolithic period in central Anatolia aksaray-nigde region”

 

-       Lovell L. Jamie. 2009. “Chalcolithic caves discovered east of the river Jordan”.

 

-       Shillito, Lisa Marie; Matthews, Wendy; Almond, Matthew. 2008. “Investigating midden formation processes and ultural activities at Neolithic Çatalhöyük, Turkey”.

 

-       Thissen, Laurens. 2010. “The Neolithic-Chalcolithic sequence in the South-West Anatolian lakes region”.

 

-       UNESCO World Heritage. “The Neolithic Site of Çatalhöyük”.

3 Comments

  1. Interesantísimo post, como casi todos.
    Me ha surgido una duda al respecto, o quizá varias, pero la más importante es acerca del eslabón que une Mesopotamia con Europa.
    ¿Cómo se relaciona que a Europa se la conozca como la <>, y la expansión cultural de la que se trata en la tesis orientalista, por las ciudades-Estado de Mesopotamia?
    Posiblemente esté mezclando churras con merinas, asique le ruego disculpas y es que, nos alejamos tanto en el tiempo que todo gana un poco más de ambigüedad, al menos para mí.
    Felicidades por la página, hacéis un trabajo excelente.

    Post a Reply
    • Acabo de enviar el comentario, y veo que me ha borrado la palabra clave de la pregunta. Quería decir así: ¿Como se relaciona que a Europa se la conozca como la civilización indoeuropea…
      Gracias!

      Post a Reply
    • En primer lugar, muchas gracias por leer y disfrutar la web. En segundo lugar, no estoy seguro de haber entendido bien tu pregunta. De haberlo hecho, en cuanto al tema de nombres, conceptos o denominaciones, no debes guiarte. El concepto “indoeuropeo” está más enfocado a la lingüística, será un término que verás con más frecuencia en filologías. La teoría tradicional defiende que el sapiens moderno llegó a la zona que conocemos de Mesopotamia (También conocido como Creciente Fértil). Un lugar entre dos ríos (Tigris y Éufrates), geográficamente diferente al actual. Una vez ahí se generarían (simplificando muchísimo) la domesticación (tanto de plantas como animales, pero muy elemental). El aumento demográfico, se especula, generaría a su vez movimientos migratorios, de los cuales unos de ellos se dirigirían hacia el oeste, cruzando por la actual Turquía (Anatolia). Las ciudades estado mesopotámicas serían el foco emisor de estas oleadas irregulares migratorias. Esquematizándolo, el aumento demográfico de las ciudades estado mesopotámicas llevarían a varias comunidades a desplazarse hacia el oeste, pero esto no es más que una teoría. Como curiosidad, las primeras comunidades neolíticas de la Península Ibérica llegarían de Europa, se cree que la agricultura y la ganadería serían novedades técnicas y culturales traídas de fuera, cuyo foco emisor sería Mesopotamia. La metalurgia es otra historia, esta sí que se asocia al fruto de los comportamientos socioeconómicos y no a que el foco emisor serían las ciudades estado mesopotámicas. Los Balcanes y diferentes regiones, por sus yacimientos minerales, terminarían por crear de manera autóctona la metalurgia.
      Espero sinceramente haber respondido a tu pregunta, si no, aclárame tu duda e intentaremos responderte.
      Gracias por leer intrahistoria.com. Un saludo.

      Post a Reply

Responder a Anatolio Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>