El Neolítico en la Península Ibérica

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Existen diferentes propuestas sobre el proceso de neolitización de la Península Ibérica. Lo que si que se acepta es la idea de que el núcleo originario sería Próximo Oriente. El Neolítico alcanzó el centro de Europa a través de los Balcanes y Grecia, llegando finalmente al Mediterráneo y Portugal. El proceso temporal de neolitización del continente no fue regular. Con la llegada de estos grupos se especializarán en una rica industria ósea, piedra pulida, agricultura y ganadería, talla especializada de sílex (para la elaboración de hoces…), nuevo utillaje (como cucharas de hueso)… Los primeros vestigios del neolítico en la Península Ibérica los encontramos en la vertiente mediterránea. Tradicionalmente se interpreta su inicio por el grupo con la cerámica decorada con Cardium edule.

Estas poblaciones están especializadas en caza, pesca y marisqueo. La caza, no obstante, son piezas de menor tamaño. Como ejemplo tenemos las representaciones de caza del arte rupestre levantino. Otra importante novedad son la aparición de minas, tanto de sílex como de variscita, una piedra verdosa que utilizaban para la decoración personal (los adornos cobran una importancia notable). Hay localizadas tres minas de variscita; la más importante es Can Tintorer, en Cataluña. Dentro se colocaban vigas de madera para evitar derrumbamientos y mantener abiertos los agujeros.

En cuanto a las prácticas funerarias, a principios del Neolítico, 5,700-5,000, siguen siendo inhumaciones individuales en agujeros, la diferencia radica en los ajuares y ofrendas. Se han encontrado cerámicas con restos de comida y adornos al lado de los cadáveres enterrados. No será hasta el Neolítico Medio, 4,700-4,600, cuando aparezcan los primeros megalitos. Es aquí donde se hallan los inicios de la primera arquitectura monumental funeraria, y se dará en toda Europa, no sólo en la Península. De hecho, este es un fenómeno atlántico, no oriental. En un principio se supone que estos megalitos estarían cubiertos de tierra. En algunos casos se han hallado más de 100 cadáveres bajo ellos.

En los principios del Neolítico coexistirán poblaciones neolíticas y mesolíticas. Se le denomina fase cardial (ya que en todos los yacimientos de esta época el fósil director es la cerámica decorada con la impresión Cardium edule). Todavía existe predilección por habitar en las cuevas, aunque ya observamos las primeras excepciones, como por ejemplo el poblado de la Draga; Una serie de viviendas enfoscadas en barro, con una techumbre de ramajes muy espesa. En cuanto a los enterramientos, como hemos dicho anteriormente, en esta fase inicial se conocen muy pocos. Sabiendo que predominaba la inhumación individual.  No existen cementerios todavía, pero si que hay constancia de enterramientos dentro de las propias cabañas y sepulcros en fosa hacia el 4,100 B.P. Será en la fase final cuando aparezcan los mencionados megalitos.

En cuanto a la variscita, sabemos que era un mineral muy apreciado. Existen indicios de comercialización por toda Cataluña, llegando a hallarse restos en Zaragoza y Guadalajara. En una de las minas de Tintorer hallaron la venus de Gavá. Este hallazgo se interpretó como una manera que los neolíticos tenían de compensar a la madre tierra por extraer la riqueza de ella (se conocen paralelos etnográficos en los aborígenes australianos); Sería una especie de ofrenda a la madre tierra.

Un probable aumento de la población en la región de Cataluña generaría cierta presión que provocaría el traslado de diferentes grupos hacia la zona de Aragón, provocando su neolitización. Las poblaciones del norte de Aragón serían esencialmente ganaderas, y habitarían en cuevas, mientras que en el sur, con mejor clima, serían agrícolas, y algunas habitarían al aire libre. En cuanto a sus enterramientos en sus inicios serían inhumaciones y en sus fases finales, megalitos.

Hacia el 5,700 B.P. este proceso llegaría a la zona de la Comunidad Valenciana, siendo Alicanta el lugar más poblado, debido a su gran cantidad de cuevas y abrigos. Cuanto más al interior se encontrara el núcleo poblacional, más moderno era, y cuanto más moderno, mayor predilección por los asentamientos al aire libre. Los inicios del periodo vienen marcados por la cerámica cardial, perdiendo importancia con el transcurso del tiempo, y ganando terreno la cerámica lisa, algunas con cordones de barro adheridos.

Curiosamente en esta zona no encontramos megalitos, en su lugar se usaban hoyos naturales donde se enterraban hasta 20 individuos. A pesar de los procesos de domesticación, tanto ganadería como agricultura, la caza sigue teniendo una gran importancia.

En el caso de Andalucía, los inicios también están marcados por la cerámica cardial. Los grupos habitaban en cuevas en sus inicios, lo que nos indica que los grupos serían menos numerosos. A diferencia de la zona de Valencia, aquí sí que se usan los megalitos como estructuras funerarias. A finales del sexto milenio ya hallamos poblaciones neolíticas tanto en la costa como en el interior de Andalucía (cuanto más antiguos, más costeros). No terminarán de abandonar su preferencia por las cuevas hasta el Neolítico Final (4,300-2,600 B.P.). Muchas de las cuevas también se empiezan a usar como cementerios. Será en el quinto y cuarto milenio cuando se consoliden los asentamientos al aire libre. En estos grupos, mucho más desarrollados, encontramos objetos de esparto, alpargatas… Generalmente la cestería que fabricaban iba pintada de rojo. En esta fase final dominan los megalitos, que son galerías bastante profundas que imitan cuevas naturales.

En definitiva, cuando hablamos del proceso de neolitización, hablamos del proceso de domesticación, de dominio de la agricultura y la ganadería, de la consolidación de los asentamientos al aire libre, y del desarrollo más elaborado de un nuevo utillaje. En cuanto al mundo funerario, observamos el impresionante fenómeno atlántico del megalitismo, del que podríamos decir que es el primer caso de arquitectura funeral monumental.

 

Bibliografía:

-       Molist Montaña. “El Neolítico”.

-       Fernandez Martinez. “Prehistoria: El largo camino de la humanidad”.

-       Almagro Basch. “Prehistoria y arqueología de la Península Ibérica”.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>