El Renacimiento, ¿mito o realidad histórica?

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Podemos iniciar este artículo haciéndonos una simple, pero a la vez compleja, pregunta ¿Qué es el renacimiento? ¿Es un mito o una realidad? La simbología de esta época es vital para conocer el Renacimiento, ya que hay cabida para el mito y la realidad, ambas con su dosis de importancia.

Cuando pensamos en el Renacimiento, nuestra mente crea una imagen de ciudades culturales, belleza, simetría, etc. El impacto del mito, en muchas ocasiones, supera a la propia realidad histórica. Lo que hoy conocemos como Renacimiento fue creado y construido por Jacob Burckhardt, erudito y escritor de los Países Bajos, autor de la obra la cultura del renacimiento en Italia (1860), en pleno romanticismo y formada en esa sensibilidad. Esta imagen romántica produce una sensibilidad emocional, ligada directamente al barroco y al realismo positivista. Esta obra de Burckhardt es una gran novedad, pues en el romanticismo la época ideal en Europa era la Edad Media[1].

Pero realmente la Edad Media y el Renacimiento están más conectado de lo que la gente piensa. Estas dos épocas históricas se complementan, debido a que uno no puede entenderse sin el otro. Burckhardt intenta explicar el por qué. Este autor interpreta el renacimiento como un movimiento cultural en progredio; es decir, un movimiento en progresión provocado por una época “oscura”, de degradación de la civilización como es la E. Media.

La época medieval es un tiempo de colectivización de la sociedad que es movida como un rebaño de ovejas, mientras que en el Renacimiento se aboga por la individualidad y la vuelta a la civilización anterior a la medieval, es decir, a la romana, la clásica.

La ciudad se erigió como “punta de lanza” para la llegada del humanismo y del renacimiento, una ciudad que ya había ido creciendo a lo largo de la época medieval. Este desarrollo de las ciudades es mucho más temprana en Italia que en el resto de estado europeos, al igual que el desarrollo del humanismo (en este territorio se puede considerar que el Renacimiento, o en su defecto el humanismo, comienza en el s. XV con grandes figuras como Dante, entre otros). Estas ciudades renacentistas se convierten en un núcleo de unidad cultural para las personas, no tan solo un centro administrativo. Esto traerá per se un conflicto social intrínseco, ya que las personas del ámbito rural se ven aisladas y emigran a las zonas urbanas, coexistiendo con una sociedad elitista (realmente la sociedad renacentista) provocando una dualidad social importante. Esta élite urbana lo que busca es recuperar el esplendor de la antigüedad, los vestigios de la civilización urbana más importante conocida en esa época: la romana.

Hay que poner énfasis que este movimiento cultural es propio, al menos en su  gran mayoría, de una alta sociedad, culta y preocupada por la vuelta al esplendor clásico. Esta es una de las grandes críticas realizadas por Spenger a la teoría de Burckhardt, ya que según este autor las épocas culturales no acogen a toda la población sino a sectores minoritarios, diferenciando la cultura de élite y la cultura popular.

Por lo tanto, ¿una ciudad humanística y renacentista de Italia, por ejemplo, es como nosotros nos la imaginamos?. Probablemente no. Las obras de arte no eran públicas como los son hoy en día, el pueblo no tenía acceso a visitar estas obras, salvo en contadas ocasiones. El esplendor se sitúa en un tipo de sociedad minoritaria, realmente mínima en comparación con el resto de la población urbana, ya no digamos de la población en general. La imagen que nosotros tenemos de esta época cultural se debe a un tipo de historiografía romántica, que desfigura la realidad histórica.


[1] Por ejemplo, las rimas y leyendas de G. Bécquer nos transportan a un mundo feudal y señorial que nos lleva a imaginar una realidad de la E. Media marcada también por esta sensibilidad, por lo tanto, en esta ocasión la pregunta que nos planteamos en el inicio del artículo se extrapola a esta época histórica.


 

Bibliografía:

Floristán, Alfredo (coord.). Historia Moderna Universal. Barcelona: Ariel. 2009.

-  Burckhardt, Jacob. La cultura de Renacimiento Italiano. Madrid: Akal. 2004.

 

 

Author: Fernando Herranz Velázquez

Estudiante de último curso de Historia por la Universidad de Salamanca. Cofundador de la plataforma de publicación histórica "Mundo Histórico" (mhistorico.com). Colaborador de Intrahistoria.com y redactor de la sección Historia en QueAprendemosHoy.com

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>