Federico Barbarroja: La política italiana y el conflicto con el Pontificado

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Desde la muerte  de Enrique II de Alemania en 1024, las relaciones entre el Pontificado y el poder imperial había sufrido ciertas crisis, en un primer momento se puso en juego la reforma de la Iglesia pero en esta segunda parte se desarrolló un pugna de papas y emperadores por el dominium mundi, la hegemonía política o moral sobre el conjunto de la cristiandad.

La monarquía alemana era teóricamente electiva, pero en la práctica siempre solía salir elegido el hijo del Emperador, el cual casi siempre dominaba al electivo.  La elección del duque se Sajonia, Lotario II, en detrimento del duque de Suabia, Federico el Tuerto,  origina una confrontación entre dos familias o partidos: los welfos encabezados por los duques de Baviera, y los staufen encabezados por los duques de Suabia.

Por otra parte en el Pontificado se produce una doble elección entre Anacleto II e Inocencio II ambos piden ayuda a los staufen y welfos respectivamente produciéndose una división aun mayor. A la muerte del Emperador se elige a Conrado III en vez de al candidato welfo, el duque de Baviera, debido a su enorme poder. Esto provoca una guerra civil que servirá para reforzar la monarquía alemana.

A la muerte de Conrado III en 1152, Federico Barbarroja es elegido Emperador, en este momento Alemania e Italia integran el Imperio. Por un lado tenemos a Alemania como una yuxtaposición de señoríos, ducados y condados regidos por duques cuya importancia varía, importantísimos son los señoríos eclesiásticos, además de las ciudades comerciales del Mar del Norte de profunda mentalidad burguesa que aspiran a auto gestionarse al margen del esquema feudal con la creación de la Liga Hanseática. Por otro lado tenemos la realidad italiana integrada por el reino de Italia en la zona norte de la península, un territorio con estados feudales pero con ciudades con una poderosa burguesía que rechaza la autoridad del Emperador pero existe una gran rivalidad entre estas ciudades. Otra facción serán los Estados Pontificios que integran varios territorios con problemas de jurisdicción con el Imperio. La ultima facción que encontramos es la del reino de Sicilia, una monarquía feudal de origen normando que es legitimado por el Pontificado en contra de Bizancio que se considera el legítimo poseedor de este territorio.

La nobleza alemana está dividida por los objetivos a colonizar, mientras unos defienden la empresa welfa de colonizar y expandirse hacia el este, los staufen defienden el control de Italia y el Pontificado ya que reconocen la máxima autoridad en el Imperio y no en el Pontificado como reconocen los welfos.

Federico es elegido por su relación de sangre con ambas familias, además  de por su promesa de dar compensaciones a la nobleza, por su edad y su prestigio conseguido en la 2ª Cruzada. Federico pretendía controlar directamente Italia, para esto cuenta con un fuerte patrimonio, el ejercicio de la justicia, el derecho feudal y las querellas de las investiduras.

Barbarroja entra con una escolta abundante en 1154 a Italia donde impone una dieta, la dieta Roncaglia. En 1155, en medio de la hostilidad anti germánica, es coronado Emperador. Decide entrar en Italia por 2ª vez en 1158 preparado en lo militar y económico.

Federico reúne una dieta en Besançon en 1157 donde recuerda los beneficios concedidos por el pontificado a los emperadores. Al año siguiente hace valer en la dieta de Roncaglia una lista de derechos imperiales usurpados durante esos años de anarquía en Italia. Para hacer efectivo el control sobre las ciudades se establecen unos potestas, se prohíben las ligas urbanas y se establece la jerarquía feudal, eliminando la independencia de las ciudades. Esto produce una sensación de amenaza, lo que desata el descontento y resistencia a este control en Milán, Sicilia y el Pontificado.

A la muerte de Adriano IV se elige a Alejandro III por su postura nada favorable a Federico. Por ello, Federico le declara ilegítimo y defiende su derecho para poder elegir al Papa. Cerca Milán, la toma y destruye en 1162, tras esto marcha a Roma y Alejandro huye a Francia e Inglaterra donde es respaldado por los reyes Felipe y Enrique.

En 1163 Federico retorna a Alemania donde encuentra pocos apoyos, pero si uno importante como el de Enrique II tras su conflicto con Thomas Becket. En este momento se formula la teoría del Imperio de Dominium Mundi. Ese mismo año retorna a Italia con un ejército y volverá una cuarta vez en 1166 para capturar al Papa Alejandro e imponer  al Papa de su elección, Víctor IV, objetivo que no consiguió, y nuevamente importantes sectores apoyaron a Alejandro. Tras ser coronado Emperador otra vez, retorna en 1167 a Alemania, estando 6 años sin retornar a Italia. En este tiempo sus rivales italianos forman la Liga lombarda, reconstruyen Milán, fundan la ciudad de Alejandría en honor al Papa Alejandro III y se expulsa a los potestas del Imperio.

Alejandro por lo tanto encabeza la resistencia welfa contra los staufen, desarticulando las imposiciones del Emperador. Barbarroja retorna a Italia y pretende tomar Alejandría en 1176 sin éxito. El ejército alemán es derrotado el 29 de mayo en 1176 en Legnano por la liga lombarda. Esta derrota conduce a un acuerdo por el cual se reconoce a Alejandro, se produce una devolución de territorios y prisioneros, se anula las condenas mutuas y se reconocen los prelados elegidos por el Emperador. Este acuerdo se firmara en 1177 conocido como la Paz de Venecia. Supone un triunfo de su autoridad en Alemania e Italia tras la debilitada situación lombarda.

Tras esto, Federico retorna a Alemania a castigar al welfo Enrique el León y a otros nobles por no apoyar sus campañas. En 1182 llega la paz de Constanza que supone la recuperación de gran parte de los derechos regios y concesiones para Federico como la concesión de regalías por el Emperador, la investidura de los cónsules elegidos por las ciudades, la destrucción simbólica de Alejandría y la creación de Cesárea en honor al Emperador. Federico casaría además a su hijo con una princesa siciliana.

En 1187 se produce la victoria de Saladino en la batalla de Hattin y la posterior toma de Jerusalén. Se convoca la 3ª Cruzada y mejoran las relaciones entre Barbarroja, el Pontificado y los reyes Felipe y Enrique. En 1188, Federico se dirigirá por vía terrestre hacia Jerusalén con un ejército muy organizado y disciplinado.

 

Bibliografía

Marcel, P. (1971): “Federico Barbarroja”

Mitre, E.; García Moreno, L. A.; Sarasa, E. y Ladero Quesada, M.A. (1994): “Historia Universal. Alta Edad Media”; Historia 16.

García-Osuna y Rodríguez, J.M.: “El emperador Federico I “Barbarroja” Hohenstaufen y el papado, en el alto Medievo”

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>