HITLER Y SU “FALSO GOLPE DE ESTADO”

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Resumen:
El tratado de Versalles significó que Alemania debía pagar todas las reparaciones de guerra tras culpabilizarla como responsable directa de la gran guerra, esto generó un ambiente de resentimiento haciendo que muchos partidos ultranacionalistas de derecha empezasen a aflorar, de uno de estos surgirá el partido nacionalsocialista alemán, quien intentará llegar al poder de dos maneras, una por la vía del golpe de estado en 1923 que será un intento fallido y que le costará que sea ilegalizado y otro, donde centraremos el eje de nuestra comunicación, por la vía legal aprovechando las circunstancias de paro, hambre y miseria que la crisis económica mundial originará.
Palabras clave: Hitler, Nazismo, República de Weimar, Crisis económica, Tratado de Versalles.
Abstract:
The Treaty of Versailles meant that Germany had to pay war reparations all after guilty as directly responsible for the great war, this created an atmosphere of resentment by many ultranationalist right-wing parties would start to emerge, one of these arise the German Nazi party who will attempt to take power in two ways, one by way of the coup in 1923 that will be a failed attempt and that will cost it another outlawed and where the focus of our communication axis, by legal means taking advantage of the circumstances unemployment, hunger and misery to the global economic crisis will result.
Key Words: Hitler, Nazism, Weimar Republic, economic crisis, the Treaty of Versailles.
1. La situación alemana tras la gran guerra
De los múltiples tratados que se firmaron al terminar la I guerra mundial el más importante, y el que marcaría la historia de la sociedad alemana sería el conocido Tratado de Versalles, celebrado en Francia en 1919. El documento convertía a Alemania en la responsable directa de la guerra, imponiendo con ello el pago de todas las reparaciones de guerra. Resulta interesante para nuestra comunicación citar el tratado, en particular los puntos más importantes, dividiéndolos en militares, económicos, políticos y territoriales:
Políticos: “Art 231”: Los gobiernos aliados y asociados afirman, y Alemania acepta, la responsabilidad de Alemania y sus aliados por haber causado todos los daños y pérdidas de los cuales los gobiernos aliados y asociados se han visto sometidos como consecuencia de la guerra impuesta a ellos por la agresión de Alemania y sus aliados”.
Militares: Se redujo el ejército a 100.000 hombres y 4.000 oficiales, sin artillería, submarinos ni aviación, el grueso del ejército alemán fue confiscado. A Alemania le fue prohibido fabricar armamento de guerra y se suprimió el servicio militar obligatorio.
Económicos: Alemania estaba obligada al pago de reparaciones de guerra, se crearían para ello unos planes de pago. Se designa una comisión de reparaciones de guerra para que supervise el proceso. En la Conferencia de Londres de 1920 el total de reparaciones queda fijado en 140.000 millones de marcos alemanes.
Territoriales: Francia recupera Alsacia y Lorena: “Art 51” Los territorios cedidos a Alemania en virtud de los preliminares de paz firmados en Versalles el 26 de Febrero de 1871, quedan reintegradas a la soberanía francesa a partir del armisticio de 11 de Noviembre de 1918 [[…]].”
o La cuestión del Rhin “Art 42” Se prohíbe a Alemania mantener o construir fortificaciones, sea en la orilla izquierda del Rhin, sea en la orilla derecha, al Oeste de una línea trazada a 50 kilómetros de dicho río [[…]].
o Art 43. Queda igualmente prohibido en la zona definida en el artículo 42, el mantenimiento o la agrupación de fuerzas armadas, sea a titulo permanente, sea a titulo temporal, así como las maniobras militares de cualquier naturaleza [[…]].
El sentimiento nacionalista alemán se vio herido ante un tratado que luego los nazis calificarán como la “puñalada por la espalda”, Alemania pasó de ser una de las primeras potencias del mundo a ser una potencia de segundo lugar, todas sus colonias fueron
entregadas a las potencias aliadas. Con el tiempo, los sucesivos gobiernos alemanes consiguieron reducir las exigencias en relación al pago de reparaciones, sin embargo, el cargar a Alemania como principal responsable de guerra avivó los sentimientos nacionalistas alemanes que lentamente conllevará a un proceso de radicalización del que nacerá, en un proceso evolutivo de relativa prontitud la génesis del partido que gobernará Alemania bajo una dictadura de hierro durante trece años.
2. La configuración del partido:
Julio Arosteguí señala que el proceso de fascistización, como el mismo denomina, se debió a la respuesta de amplios sectores de la sociedad burguesa que se armó con concepciones nacionalistas y racistas a su vez de un temor ante una revolución bolchevique. Es cierto que el temor a una revolución comunista era evidente, cabe recordar la revolución Espartaquista de 1919 y su posterior desmantelamiento por parte del gobierno y por milicias nacionalistas voluntarias, conocidas como los freekorps y a su vez el sentimiento nacionalista herido ante los tratados de paz de Versalles.
Según escribe Richard J. Evans, el movimiento que posteriormente será conocido como movimiento nazi, comienza su génesis en 1919, con la fundación por un mecánico ferroviario alemán, Antón Drexler, del Partido Obrero Alemán. Este no era sino uno más de los múltiples grupos Volkisch1, solo tenía una diferencia puesto que englobaba en sus siglas la palabra obrero, con el objetivo de ganarse a las masas obreras hacia la causa nacionalista.
Adolf Hitler, austriaco nacido en 1889, no entró en el partido de Drexler hasta el 12 de septiembre de 1919. Pronto su gran capacidad oratoria le granjeó el reconocimiento por parte de los afiliados, hasta que en 1921 se convierte en su máximo dirigente. Muchos autores dan importancia principal a la oratoria en toda la carrera política del austriaco, tanto que en 1923 el partido pasará a engrosar un número de 50.000 afiliados, en palabras de algunos testigos directos “Hitler tenía la capacidad de generar tal exaltación que tan solo podía compararse con la conversión religiosa”, poseía una especie de “hechizo hipnótico” (Evans:1991) que junto a la utilización de los argumentos nacionalistas “heridos” por los tratados de paz le harán ganar el reconocimiento popular.
Hitler fue ganando para su partido personajes destacados de la sociedad Muniquesa, esencialmente nacionalistas y, con mayor dificultad, a trabajadores cuyo número fue disminuyendo desde que Hitler eliminó a Drexler de la presidencia, El nombre de DAP cambió a NSDAP siendo este el nuevo líder indiscutible. La idea de partido es un concepto que Hitler incorpora, sustentado en la idea de crear una organización monolítica, jerarquizada y basada en células de absoluta confianza además confirió a su nuevo partido un brazo paramilitar conocido como Sturm-Abteilungen (SA), una especie de camisas negras alemanas, con las que llevará su fallido intento de golpe de estado.
Adolf Hitler supo nutrirse de los acontecimientos y poder crear un programa que mezclaba diversas ideas que iban desde el socialismo hasta el nacionalismo, de hecho la palabra socialista no fue un capricho dado por Hitler, pues el programa incluía puntos referentes a la nacionalización de “todas las empresas de carácter monopolista” y la eliminación “de la esclavitud del interés”, por otro lado los elementos nacionalistas incluían, como era normal, la derogación del tratado de Versalles, la formación de una gran Alemania y la sustitución del derecho romano. Esta mezcla de ideas le hará parecerse mucho a su homólogo italiano fascista, pues su partido, influido por este movimiento se alimentaba poco a poco de los temores de las clases medias y el desprestigio de la democracia “que solo había traído debilidad a Alemania” culpabilizando a esta de todos los males de la sociedad. Hitler se da a conocer finalmente a la sociedad alemana en el conocido como “Putsch de Múnich”; un intento de golpe de estado que resultará fallido y que pasamos a explicar en el siguiente punto.

En 1923 ocurre un hecho que trascenderá en la historia del NSDAP, el conocido como Putsch de Múnich que no es otra cosa que la versión alemana de la marcha sobre Roma de Mussolini. En este mismo año se celebra el primer congreso del partido, el cual había sido alimentado con gran rapidez alcanzando el número de 50.000 afiliados. Durante la celebración del congreso anteriormente mencionado, tropas francesas y belgas ocupan el Ruhr como modo de presión para el pago de las indemnizaciones de guerra, la hiperinflación que se registró ese mismo año, dieron una imagen de debilidad de la República. La promesa del canciller Stresemann de cumplir los tratados aumenta aún más los ánimos ultranacionalistas que se traducirán en el llamado Putsch de Múnich.
La situación en la que se encontraba Alemania daba pie a que se produjera un posible golpe de estado contra la república, dando una serie de rumores que ya se empezaron a escuchar desde el verano de 1923 y alimentados con el impacto de la marcha sobre Roma de 1922. El 8 de noviembre de 1923 ante la crisis política, que ya se ha mencionado, el
propio Hitler bajo el lema “ha comenzado la revolución nacional” se lanzó a realizar su golpe, en la noche del 8 al 9 de noviembre los partidarios de Hitler se hicieron con el poder en Múnich, sin embargo, la policía y el ejército se negaron a apoyar dicha acción. El 9 de noviembre la Reichswehr2 empezó a controlar la situación. Hitler y Göring, entre otros seguidores, fueron detenidos y condenados a penas de prisión por alta traición. Hitler fue condenado a 5 años de prisión del que solo cumplirá 9 meses, donde escribiría su célebre obra Mein Kampf.
Esto, como señalan la mayoría de los historiadores, dio una lección a Hitler sacando una nueva estrategia para llegar al poder, la cual resultaría más lenta, pero según su punto de vista más eficaz, considerando que la única manera de llegar al poder era por la vía legal, es decir utilizando las reglas del juego, para luego poder establecer su dictadura.
4. El Partido después del Putsch
Según nos comenta Evans:
[D]ebido a las disensiones internas que había dividido a la extrema derecha alemana durante los primeros años de la década de 1920 y habían alcanzado nuevas alturas—o profundidades—durante su forzosa ausencia de la escena política 1923-25, Hitler insistió a partir de 1926 en lo que después se denominó “principio de caudillaje”. (Evans, 1991, pp.99-101)
Rudolf Hess, en medio de esta desorganización del partido ya comentaba el auge de Hitler como nuevo líder una vez salido de prisión “Independientemente de todas las tonterías que puedan hacer sus seguidores, la personalidad de Hitler prevalecerá y desde arriba, le imprimirá su sello a su pueblo y trasmitirá su espíritu, que volverá a acabar con todas las aberraciones”3
Hitler pasa de ser un simple captador de electores a convertirse en un líder, en un caudillo. Poniendo un ejemplo durante su juicio, Fue objeto de adulaciones quedando como un héroe de la nación alemana para sus partidarios, la redacción de su libro plagado de odio hacia los enemigos de la patria y su futura excarcelación propiciaron la imagen de un líder que resurgiría de sus cenizas e impondría la disciplina dentro de su propio partido. El NSDAP queda disuelto tras el fracaso del golpe de estado y, en muchos lugares, prohibido. A partir de 1925 y coincidiendo con la salida en libertad de Hitler el partido empieza a gestarse desde cero, serán lo que Hitler denominará como “los años de lucha y reconstrucción”.
El NSDAP expansiona el sistema basado en células locales apareciendo con ello los jefes de distrito y la figura del Gauleiter, un término utilizado por los nazis para denominar a los líderes de zona. Se realiza un cambio dentro del grupo de paramilitares, pues Hitler desconfiaba de las SA creando el grupo de protección SS.
5. El golpe de estado falso
5.1 La crisis Alemana
D. Benedicto Cuervo Álvarez afirma que el inicio de la crisis económica alemana fue anterior a la crisis económica mundial de 1929, esto se debe a que Alemania tenía que, como estipulaba el Tratado de Versalles, pagar las reparaciones de guerra a las potencias de la triple alianza, vencedoras en la I Guerra Mundial, dando como resultado que la economía alemana se encontrase muy quebrantada. Ante esta gravedad EEUU y sus aliados adoptan una serie de medias, entre las que se incluyen el reducir parte de las exigencias de reparaciones de guerra y el llamado Plan Dawes. Algunos ejemplos de la situación de crisis era más que evidente, si en 1918 la inflación era de 100 en 1923 era de 75.000.000.000.000. Los partidos ultranacionalistas, aireados ante esta situación echaban mantenía toda la carga de culpabilidad hacia a la debilidad de la República de Weimar. La ayuda norteamericana junto con la llegada de préstamos extranjeros hizo que se empezase a mejorar la situación. Parecía que se salía lentamente de la crisis, sin embargo Alemania al verse muy dependiente de los préstamos extranjeros será el país europeo que peor salga parado de la crisis económica mundial de 1929.
La crisis económica será el nuevo empuje que necesitaban los nazis para ganarse la confianza del pueblo alemán, alimentando el odio hacia la República de Weimar a la que calificaban como el origen de todos los males; para hacernos una idea, Alemania dependía de préstamos extranjeros a corto plazo, cuando estalla la crisis económica todos los préstamos tuvieron que ser devueltos a sus respectivos países, en especial a EEUU. La situación empeora aún más cuando el país tuvo que volver a enfrentarse a las reparaciones, ya que el plan Dawes no pasaba de ser una solución provisional y sus condiciones—el pago de 2500 millones de marcos de oro anuales—no podían soportarse inmediatamente ni indefinidamente. (Davidson: 1981).
La crisis económica, el paro y el hambre llevaron poco a poco a que la clase media, temerosa ante el radicalismo obrero, y parte del campesinado se apoyase a las tendencias nacionalistas y ultranacionalistas que los nazis ofrecían. Ian Kershaw, uno de los mejores biógrafos de Hitler, recogía la opinión de un parado:
“La terrible carga de crisis amenazaba con paralizar toda la vida económica. Miles de fábricas cerraron sus puertas. El hambre era el compañero diario del trabajador alemán. A esto añadía el azote artificial de la escases, manejado por los judíos, que hacía salir corriendo de casa a los trabajadores para ir a mendigar comida entre los campesinos…El gobierno llevó sus medidas contra el pueblo tan lejos que más de un trabajador honrado tuvo que recurrir al robo para obtener alimentos…Los robos en las casas se convirtieron también en sucesos diarios, y la policía no era capaz ya de proteger la propiedad de los ciudadanos, quienes, con excepción de los comunistas, anhelaban tiempos mejores. En cuanto a mí, lo había perdido todo, como muchos otros, debido a las condiciones económicas adversas. Así que, a principios de 1930, ingresé en el partido nacionalsocialista” (Ian Kershaw, 1998, pp 234)
En 1933, la producción industrial, los precios y los salarios caen en picado; el sector primario sufrió fue uno de los sectores más afectados, si ya los campesinos se habían radicalizado con la crisis agrícola de 1928, para 1929 intensifican mucho más su radicalismo, de hecho parte de este sector social será el que apoye a Hitler. El número de parados tampoco fue la excepción se contabilizaron para enero de 1930 más de 3.218.000 parados, aproximadamente un 14% de la población en edad laboral. Todo esto generará un caldo de cultivo donde la democracia será severamente atacada. La mayor parte de estas cifras las dan los conteos oficiales y no se cuentan los trabajos temporales o pagados en negro, lo que aumentaría aún más estas cifras.

5.2 El uso del sistema para llegar al poder:
Tras el frustrado intento de golpe de estado el partido se encontraba dividido y prohibido, sin embargo el principio de la figura del caudillo poco a poco hará de Hitler una figura carismática capaz de atraer a muchos obreros y gentes provenientes de la clase media que se encontraban en una situación desesperada al comienzo de la crisis de 1929, no podemos olvidar que el partido nazi empezó a crecer poco a poco antes de la crisis económica, pero será la coyuntura económica lo que hará que el NSDAP crezca vertiginosamente y empiece a ser conocido por la sociedad alemana. De 1926 a 1928 el partido se dedicó en su mayor parte a reunir a diversos grupos dispersos de nacionalistas de extrema derecha hacia la causa nacionalsocialista, esto hará que se produzca el nacimiento de un ala del partido que toma en serio los contenidos revolucionarios del programa nazi, cosa que Hitler nunca hizo y que giró en torno a los hermanos Strasser; Hitler aplacara esta escisión con su nombramiento como líder indiscutido del partido, dejando claro quién era el que realmente tenía las riendas. Con el nombramiento de Josep Goebbels como Gauleiter de Berlín en 1926, consiguiéndolo gracias a sus dotes de orador, es cuando la figura de Hitler poco a poco va haciéndose más conocida, el partido inicia sus congresos, donde las masas, los uniformes y las banderas y una gran demagogia van creando una imagen carismática y como única opción posible para acabar con los males que estaban asolando a la población alemana de la época.
Muchos autores achacan el éxito a ciertos sectores económicos, ante el temor del comunismo, lo que conlleva a decir que Hitler, más que por méritos propios tuvo que agradecer gran parte de su éxito a los grandes empresarios, poniendo como ejemplo tenemos el caso de un importante empresario alemán Thyssen “para combatir el revolucionarismo y las tendencias anárquicas presté apoyo al partido nacional-socialista” añade posteriormente que: “la contribución económica prestada al partido nacional-socialista no fue superior al millón de marcos”4.
El NSDAP concurre a las urnas, por vez primera a las elecciones obteniendo una media de 2,6% de los votos del Reich, pero debido a la gran disparidad de voto por regiones, solo obtiene una representación de 12 diputados.

El gráfico anteriormente señalado nos permite estudiar el número de afiliados al partido nacional socialista alemán, en 1929 obtendrá 180.000 miembros, de los que 100.000 militan en las SA, según Arosteguí afirma que el proceso de fasticización en Alemania había comenzado. Los nazis no poseían un programa específico, lo que interesaba en su propaganda era la idea de una Alemania reconstruida, basada en el racismo y el imperialismo, en la restitución del daño cometido por la puñalada por la espalda (Kershaw:1998).
En 1930 el cargo de canciller lo ocupará Brüning sin apoyo parlamentario, este tuvo que enfrentarse a la crisis realizando una serie de medidas deflacionistas, lo que acarrea el aumento del desempleo, hasta llegar a final de su mandato a los seis millones de parados, esto beneficiará totalmente a los nazis culpabilizando de todo a la democracia. Para aumentar aún más el grado de debilidad política nada más empezar su mandato Brüning convoca para 1930 elecciones generales, donde atendiendo el gráfico número 4 se podrá comprobar el apoyo masivo que los nazis tendrán.

El NSDAP pasa de 12 diputados en 1928 a 107, constituyéndose como segunda fuerza política. Como se ha reiterado, la crisis alimentó la demagogia hitleriana. Desde 1928, el partido iba aumentando su penetración en el campesinado, en las asociaciones de clase media y desde 1929, con mayores dificultades, en el proletariado urbano. Emilio La Parra López refuerza esta tesis agregando: “El deseo del empresariado, los terratenientes, el ejército y los políticos conservadores de acabar con la república de Weimar facilitó la llegada al poder de Hitler” (La Parra López, 2001, pp 157). No fueron los méritos del partido nazi y de su jefe quien lo llevó al poder, sino los acontecimientos quienes lo hicieron.
Las campañas electorales nazis hacían ver que su ideología era un conglomerado, que como ya comentamos en puntos anteriores, de ideas de distintos partidos, en especial ideas nacionalistas. Hitler junto a Goebbels supieron utilizar la táctica del pan y circo a la perfección, el formar parte de las SA adquiría un prestigio además que te ayudaba económicamente, poniendo un ejemplo, el unirte al partido significaba que recibirías un uniforme gratuito un lugar donde dormir y ayudas referentes a la alimentación y manutención; añadiendo los grandes discursos propagandísticos y las promesas de engrandecimiento de una nueva Alemania, es muy conocido el lema del resurgir alemán que se resume en “poder, gloria y prosperidad”. Lo que los nazis ofrecían era ante todo una alternativa dinámica, carismática y bien organizada que los partidos tradicionales acusados por los nazis de ser siervos del marxismo y traidores asociados al judaísmo
Con la dimisión del gobierno de Brüning en mayo de 1932 la República ya empezaba a tambalearse, por si esto no fuera poco los meses que fueron entre julio de 1932 y enero de 1933 tuvieron una intensa actividad política e incluso—según escribe Procacci0

frenéticas, como un claro ejemplo tenemos el caso que el canciller Von Papen legalizo de nuevo las actividades de las SA, ilegalizadas por el gobierno de Brüning, lo que trajo de nuevo las actividades violentas, la gestación de la llegada al poder empezaba a realizarse, las diversas frustraciones del pueblo alemán empezaron a ser escuchadas por el partido nacional socialista, realizando grandes mítines y prometiendo pan, trabajo y el resurgimiento de Alemania como una nación poderosa. Había empezado el asedio a la democracia.
4.3 La llegada al poder del NSDAP:
El hecho de que los alemanes fueran llamados a las urnas dos veces significaba que la democracia empezaba a caminar hacia el abismo, dos gobiernos se sucederán el de von Papen, y el de Kurt Von Schleicher, el primero solo de pocos meses de duración y el segundo unas pocas semanas, la crisis era evidente y según escribe Giuliano Procacci:
El juego político real, en el que se decidía el destino del país, se desarrollaba en los bastidores, en una espesa trama de contactos y encuentros, y sus interlocutores y protagonistas eran los que de verdad contaban, la camarilla que se había formado alrededor de Hindenburg, cada vez más ausente y desorientado, los altos mandos militares, la poderosa Liga Rural Alemana, desde siempre expresión y portavoz de los intereses de la nobleza agraria del lado oriental del Elba, algunos sectores y exponentes de las finanzas y de la industria y, naturalmente, el incómodo Hitler. [Giuliano Procacci, Historia General del Siglo XX, pág. 207]
Las elecciones de julio de 1932 colocan al NSDAP como primer partido político en Alemania, pero sin mayoría absoluta. Papen, ante esta situación, intenta con la ayuda del presidente de la Reichwehrm Von Scheircher, negociar con Hitler—que no goza en absoluto de la simpatía del canciller Hindenburg—ofreciéndole la vicecancillería pero Hitler, consciente de su fuerza política se negó. Von Papen intentó ver otra posibilidad de apaliar esta crisis, buscando la forma de poner fin al régimen de los partidos, incluyendo con ello a los nacionalsocialistas, y no excluyendo la posibilidad de realizar un posible golpe de estado, como medida para salvar la República del bloqueo a la que se veía sometida. Von Schleicher, su sucesor, es quien parece ser el único que parece tener planes políticos para salir del bloqueo de la república basando su estrategia en la neutralización del NSDAP esperando que fuesen los propios nazis quienes se disgregaran contando con ello la posible escisión del partido de su ala izquierda encabezada por Strasser, sin embargo, ambas estrategias no eran más que una ilusión, debido a la fuerza de los
Nacionalsocialistas que aunque habían retrocedido en las elecciones de noviembre respecto a las de julio aún seguían teniendo fuerza. Hitler, quien rechazo continuamente el cargo de vicecanciller, buscaba la cabeza del gobierno, Hindenburg con la presión de la fuerza de diferentes poderes económicos de la sociedad alemana tuvo que aceptar y nombrar a Hitler como canciller, con Von Papen como vicecanciller. En su primer gobierno solo colocó a dos nazis en el poder, a Göring y Wilhelm Fricó; rápidamente Hitler empezó, en medio de las negociaciones para la formación del gobierno la posibilidad de celebrar elecciones, cosa que será aprobado llamando a los alemanes a las urnas el 5 de marzo de 1933, su intención era clara, la búsqueda de una mayoría absoluta, confiando en poner su dictadura rápidamente.
En la estrategia electoral de Hitler se incluían, el desmantelamiento del tratado de Versalles referente al rearme y las conquistas territoriales pérdidas durante la I guerra mundial; a trabajo y pan, en especial para las clases medias puesto que la crisis económica para 1932 había dejado una media de seis millones de parados, y la neutralización de los comunistas radicalizados tras la convocación de varias huelgas generales durante el primer gobierno de Hitler, temerosos los empresarios ante estas acciones el canciller supo aprovechar este miedo prometiendo a los empresarios el desmantelamiento de los sindicatos marxistas. Utilizó en un segundo plano la violencia callejera contra los comunistas, por lo que su estrategia se basaría en un doble juego el radicalismo y la violencia; es por ello que se puede hablar de un falso golpe de estado, o mejor dicho una llegada al poder aprovechando la debilidad de la república.
Durante la campaña electoral los actos violentos, protagonizados por las SA y SS, no brillaron por su ausencia, al mismo tiempo que los nazis y sectores conservadores de la sociedad alemana aumentaban la histeria contra los comunistas. El 27 de febrero un hecho fortuito incrementará aún más el temor a la revolución comunista que tanto pregonaba el NSDAP, el edificio del Reichstag fue destruido e incendiado por el desequilibrado holandés Marius Van der Lubbe. Los nazis tuvieron la ocasión perfecta para dar fuerza a Hitler y que este pudiera dar el último golpe a la ya agonizante democracia, los comunistas y los socialistas empezaron a ser detenidos, reforzado por el decreto firmado por Hindenburg, que presionado por Hitler, de “defensa del pueblo alemán” imponiendo la pena de muerte a los atentados contra el estado, muchos de los líderes de los partidos no pudieron proseguir su campaña electoral en estas circunstancias, mientras Goebbels desarrollaba una intensa propaganda contra los comunistas.
Las elecciones del 5 de marzo dieron el siguiente resultado:
Giuliano Procacci: 2001.
Pese a la victoria electoral nazi, aún el NSDAP no tenía la fuerza suficiente para ganar una mayoría absoluta, no teniendo otro remedio que la alianza con el Partido Nacionalista (DNPV).
5. La Implantación de la dictadura:
Las elecciones no contentaron a los nazis que buscaban inmediatamente el poder absoluto para ocupar el poder, mientras que la estrategia de actuar sobre diversos frentes se desarrollaba teniendo por un lado a los miembros de las SA que empezaron a actuar con violentas acciones callejeras, tomando diferentes edificios gubernamentales, en especial el de la policía, por otro lado el nombrado nuevo ministro de propaganda y educación Goebbels, organizó actos solemnes para poner de relieve la fuerza de su partido, es ahora cuando se celebran los grandes mítines, desfiles y concentraciones en Núremberg. El 23 de marzo Hitler consigue que el Reichstag conceda al gobierno poderes dictatoriales durante cuatro años, solo contando con la oposición del SPD, puesto que los comunistas ya no ocupaban sus escaños, la mayoría habían sido detenidos o habían emigrado fuera del país. El gobierno obtenía una serie de poderes:
1. Poder legislativo.
2. Capacidad de poder modificar la constitución y el canciller.
3. Facultad de promulgar leyes sin la necesidad del visto bueno del presidente, ocupado por el anciano Hindenburg, que se mantenía como mero observador de la situación.
Con estos nuevos poderes otorgados, puede decirse que la república de Weimar murió y se iniciaba la Gleichschaltung (“sincronización”) nazi. Inmediatamente se tomaron una serie de medidas tendentes a la centralización, privando de toda capacidad política a los
länder y a los municipios, a eliminar todos los derechos constitucionales, en teoría existentes y a eliminar toda oposición.
6. Conclusiones:
Como bien hemos dicho en el título de nuestra comunicación y basado en toda nuestra investigación, los nazis no entraron al poder mediante un golpe de estado como era normal en la mayoría de los movimientos fascistas, que siempre llegaron al poder mediante una vía ilegítima. Se intentó dicho golpe en Múnich en 1923, el cual fue fallido; por lo que Hitler intentará entrar al poder utilizando el propio sistema, serán los acontecimientos adversos de la democracia muy debilitada por la crisis económica la que dará triunfo a Hitler. El título de falso golpe de estado responde a la forma en que los nazis llegaron al poder, por un lado utilizando la vía legal pero por otro utilizando la vía violenta, como bien explicará en su libro el Mein Kampf, supo acomodarse a los acontecimientos y poder sacar provecho de los mismos a la vez que minaba por dentro a la propia democracia ya muy desacreditada durante la crisis económica, no solo será el incendio del Reichstag el que diera el salto de Hitler al poder, puesto que esto solo fue la causa inmediata, sino que la opción nazi parecía la que sacaría del hundimiento en que se encontraba la situación alemana por ese entonces.
Por tanto sacamos en conclusión los siguientes puntos:
 El triunfo nazi fue una realidad de la situación económica en que se encontraba Alemania.
 El miedo al comunismo por parte de las clases medias que votaron al partido nazi como medida para neutralizar el comunismo.
 El descredito de la democracia de la República de Weimar, que los nazis supieron aprovechar con gran éxito.
 No podemos olvidar la oratoria y la capacidad de su líder por atraer a las masas y las ayudas que el partido recibirá por parte de algunos poderes económicos y empresariales.
Por tanto y concluyendo con nuestra comunicación, los nazis realizaron una llegada al poder por vía democrática, para destruirla por dentro, supieron llegar a las masas quienes en última estancia lograrán llevarlos al poder.

 
Referencias Bibliográficas
Bibliografía:
Arosteguí, J. (1998) El terremoto nazi. Siglo XX Historia Universal, 13, pp. 39-58.
Ashby Turner, H (2000). A treinta días del poder. Barcelona: edhasa.
Cuervo Álvarez, B. (2015) El ascenso de Hitler y del partido nazi en Alemania. Historia Digital XV, 26, pp. 56-120.
Davidson, E (1981). Cómo surgió Adolf Hitler. México: Fondo de cultura económica.
Díez Espinosa, J.R (1996) La crisis de la democracia alemana de Weimar a Núremberg. Madrid: Síntesis.
Evans, R.J (1991) El ascenso y triunfo del nazismo en Alemania. Cabrera, M; Martín Aceña, P (Comps), Europa en crisis 1919-1939, Madrid: Pablo Iglesias, pp: 97-118.
Francisco Fuentes, J y La Parra López (2001), E. Historia universal del siglo XX de la primera guerra mundial al ataque de las torres gemelas. Madrid: Letras Universitarias.
Götz, A (2006). La utopía nazi: como Hitler compró a los alemanes. Barcelona: Crítica.
Hildenrand, H.G (1988). El tercer Reich. Madrid: Cátedra.
Kershaw, I (1998). Hitler. Madrid: Península.
Lee, S.J (2000) Dictaduras europeas. Barcelona: ServiDoc.
Procacci, G (2001) Historia General del Siglo XX. Barcelona: Memoria Crítica.
Richar J. Overy (2009) El camino hacia la guerra, la crisis de 1919-1939 y el inicio de la segunda guerra mundial” Madrid: Espasa.
Toland, J (2009) Hitler: una biografía narrativa. Madrid: Ediciones B.
Artículos de periódicos:
Elpaís.com (2015, 26 abril) de las cervecerías al bunker, http://elpais.com/elpais/2015/04/20/opinion/1429554441_290284.html

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>