Homenaje a Juan Antonio Cebrián

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Hace muy poquitos días, el 20 de octubre se cumplieron 7 años desde que nos dejó el gran Juan Antonio Cebrián en 2007, el genio de las ondas que dirigía La Rosa de los Vientos. Las madrugadas del fin de semana en la radio ya no han sido lo mismo desde entonces.principal-imagen_15-es

Juan Antonio Cebrián (Albacete 1965) era periodista y escritor, participó en distintos programas de radio como
La Red, Azul y Verde o el Turno de Noche antes de embarcarse en la aventura de La Rosa de los Vientos,
 la cual todavía hoy continúa su legado en cuanto a la divulgación histórica, los misterios, la actualidad y esas pinceladas de reivindicación social que se adaptan a los temas que tratan especialmente sobre la desigualdad, la falta de libertad y la injusticia.

Sería injusto no revelar que quien escribe esto es un rosaventero confeso más de esa gran familia que se ha formado en la radio a lo largo de los años y gracias al esfuerzo de todo el equipo de la casa de Onda Cero, especialmente de Bruno Cardeñosa, Silvia Casasola, Fernando Rueda, Juan Ignacio Cuesta, Martín Expósito, Carlos Canales o Jesús Callejo entre tantísimos otros.

Podría escribir algo meramente informativo sobre su biografía, su pasión sobre la historia, las más de 100 ediciones del conjunto de sus libros o su infinita curiosidad de esos enigmas que hacen de nuestro planeta algo único y mágico, pero sinceramente no podría redactar algo de Juan Antonio sin que me venga al recuerdo la emoción todas esas madrugadas que me he pasado pegado a la radio esperando a que saliera la famosa sintonía del film “El inglés que subió una colina pero bajó una montaña”. Lo cierto es que Juan Antonio Cebrián tuvo la enorme suerte de trabajar de aquello que le apasionaba, dirigiendo a un equipo que lejos de parecer un frío debate de intelectuales cuando se abordaban distintos monográficos, eran una tertulia de amigos donde los argumentos, el estudio y la amistad rebosaban las ondas de la radio.

Este medio tan relegado a un segundo plano como es la radio tiene muchas ventajas e inconvenientes. Por una parte permite hasta cierto grado un mínimo de tiempo para explicarse tranquilamente sin las prisas y el ritmo de la televisión, además, la sensación con el oyente es quizás menos fría, más íntima, pero el gran reto es mantener al gran púbico entretenido en un sitio donde los efectos visuales o las imágenes están sencillamente vetadas, por ello mismo requiere un mayor esfuerzo de recreación, de buenas elecciones musicales y más trabajo de investigación por parte de los programas de este tipo como La Rosa de los Vientos, para desembarcar con miles de datos, historias, curiosidades o relatos increíbles, es por esto precisamente el valor que tuvo Juan Antonio Cebrián, capaz y entregado a asaltar cualquier tema las madrugadas de los sábados y los domingos, manteniendo al otro lado de los transistores a miles de personas intrigadas sobre los temas que se podían tratar solamente con la complicidad de la noche, en las madrugadas donde a veces se despierta una curiosidad y una confabulación con la magia que se olvida por el día, así que era el momento oportuno de hablar de los secretos de las pirámides, de biografías de personajes históricos, de psicokillers, de meigas, leyendas, extraterrestres, civilizaciones perdidas, apariciones de seres o la naturaleza y la actualidad. Un auténtico programa variado y cultural que parecía estar escondido en el horario de noche y encima en la radio, un pequeño oasis en un gran desierto, el boca a boca se ocupaba de darle el protagonismo que no se le daba por parte de los medios, llegando a tener una familia rosaventera enorme y dispersa por toda la geografía española.

Especialmente los Pasajes de la Historia de Juan Antonio Cebrián han sido de lo más brillante de su obra. Divulgar la historia por la radio y hacerla entretenida es muy complicado, solo la pasión y el entusiasmo contagioso pueden salvar tamaña empresa, Juan Antonio trasmitía este amor profundo por la historia de la humanidad y regalaba estas piezas de audio de varios minutos hablando por ejemplo de Napoleón, Espartaco, Alejandro Magno, Alarico, Don Pelayo, Genghis Kan, los Borgia, Hernán Cortés, el Che Guevara, las guerras Mundiales, Mata Hari… daba igual que se tratara de la Edad Antigua, Media, Moderna o Contemporánea, cada fin de semana te ibas a llevar en el recuerdo la biografía de algún personaje importante o algún acontecimiento de calado histórico para la humanidad. Cientos de Pasajes de la Historia que nos hizo enamorarnos de la evolución de las civilizaciones y de quienes sostuvieron ese progreso. Tengo que confesar que yo estudio la carrera de Historia gracias a la pasión de Juan Antonio Cebrián y al equipo de la Rosa de los Vientos que nada tiene que envidiar a cualquier programa de misterios e historia de la sana competencia de la radio e incluso la televisión.

Valgan estas pequeñas líneas en honor a su inmenso trabajo para animaros a buscar sus Pasajes de la Historia por internet y endulzaros las orejas con leyendas y acontecimientos que os aseguro que superan cualquier ficción, y es que la historia todavía guarda miles de secretos esperando a ser descubiertos, no hace falta inventarse nada, las más grandes gestas, los héroes, villanos, imperios, guerras, conjuras y misterios han ocurrido en esta planeta de verdad,lejos de la imaginación de la fantasía, que no podría asimilar ni la mitad de lo que ha ocurrido durante nuestra evolución.

Juan Antonio Cebrián era uno de esos buenos amigos de la historia que te hacía dudar de todo y pensar en todo el camino que ha recorrido la humanidad para llegar al siglo XXI, en sus momentos de la violencia más cruel y en las mieles de la bondad y las luchas por la justicia, haciéndonos partícipes de ese pasado común que parece un auténtico universo dentro del mismo cosmos en el que nos encontramos, reconectándonos con nuestra historia, con nosotros mismos, entendiendo el pasado para explicar el presente.

        La radio se quedó huérfana pero el rumbo de la Rosa de los Vientos continúa como seguro que hubiera querido su director, esperemos que durante muchos años más. Ahora Juan Antonio Cebrián forma parte de la historia que tanto amó, siendo una gota más dentro de ese océano de tantas personas con luz interna que han contagiado sus pasiones a otros de forma espectacular. Solo podría despedirme a su forma, asique no dejéis de buscar, escuchar y leer sus obras y cómo no… ¡Fuerza y Honor!

 

@hectorbraojos

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>