La cultura minoica

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Tras la etapa de los primeros palacios, que acabó en el 1700 B.P. Creta iniciará su proceso de máximo apogeo. Esta es la conocida como etapa de los “segundos palacios” (1700-1450 B.P.). Los monarcas alcanzarán un elevado poder unido a un fuerte control mercantil. Existe cierto debate sobre la organización política de esta cultura. Algunos historiadores consideran la posibilidad de que fueran varios territorios políticamente independientes y gobernados por un palacio. Sin embargo, otros opinan que existiría una unidad política, presidida por el palacio de Knossos. Creta se dividirá en 5 zonas administrativas: Knossos, Phaistos, Khania, Zakros y Malia. Knossos será el palacio más grande, con unos 13,000 metros cuadrados, después estaría Malia, con 7,600 y en tercer lugar Phaistos con 6,500.

La economía estaría basada en la agricultura y la ganadería, con un mejor aprovechamiento de la tierra que traerá consigo un gran aumento demográfico. Por otro lado, la metalurgia del bronce experimentará una considerable mejora, reflejada en la creación de lingotes de cobre. Además tenemos constancia de minas de plomo y plata en el Ática.

Pero sin lugar a dudas, el aspecto que hará de esta cultura una civilización próspera que controlará todo el Egeo serán los intercambios comerciales. La actividad mercantil será considerablemente seria. Los contactos los observamos en zonas como Chipre (probablemente como escala hacia Siria), Siria (principal socio de Creta, de donde se obtenía marfil, jarras cananeas…), Egipto (tenemos constancia de estos contactos en los documentos egipcios), Islas Cícladas, Islas del Dodecaneso, Costa de Asia Menor, Isla de Samos…

En un principio el tipo de cerámica se caracterizaba por ser de estilo claro sobre fondo oscuro, pero en esta etapa el sistema cambia, predominando el estilo oscuro sobre fondo claro (los recipientes que se pintaban solían ser cerrados). La decoración solían ser estilos florales o naturalistas (con juncos y flores) y estilos marinos (con algas, corales, arrecifes, conchas… incluso un pulpo.

Creta terminará por ejercer cierto control sobre el mar Egeo, de hecho, influiría mucho en la cultura micénica. Las bases comerciales establecidas se seguirán utilizando a lo largo de la historia, siendo su más inmediato heredero la cultura micénica. Los minoicos se centraron más en el Mediterráneo Oriental, mientras que los micénicos lo ampliarán hacia el Occidental (algunos historiadores afirman que llegaron hasta la Península Ibérica).

Documentamos una serie de ciudades en Creta, del Minoico Reciente, como Gurnia, ubicada frente a la costa. Generalmente aprovechaban los recursos del mar. La estructura de esta ciudad era realmente desordenada, pero contaban con una red de alcantarillado, además de una estructura relativamente jerarquizada. En lo alto de la ciudad existe una construcción de grandes dimensiones conocida como la “casa del señor feudal”. También existía una zona abierta, denominada como “protoágora”.

El desarrollo de los intercambios comerciales impulsado por los minoicos causó un desarrollo importante de numerosas ciudades del Egeo. Por ejemplo, Akrotiri fue una ciudad situada en la mayor de las Islas Cícladas, Tera. Esta ciudad fue fundada en el Bronce Antiguo, pero la actividad comercial la ayudó a experimentar un gran desarrollo. Se dice que estaría habitada por nobles y mercaderes, propios de las relaciones con Creta. Eran personas pudientes, que contaron con arquitectos y pintores que acondicionaron la ciudad. Esta ciudad se adapta al terreno, las calles eran tortuosas, con una calle principal que desembocaba en un espacio abierto, también denominado como protoágora. Las fosas de cimentación de las viviendas llegan hasta la roca madre, el basamento era de piedra volcánica, ya el alzado creado con madera. Algunas viviendas llegaban a contar con 2 y 4 plantas, todas ellas pintadas con frescos de diversa temática. Se especula que la primera planta sería el almacén, y la segunda dedicada a las zonas de ocio. También se han documentado muebles muy elaborados como camas, mesas y taburetes.

Dentro del mundo de las representaciones pictóricas minoicas encontramos gran variedad. Siempre que se quiere representar a la divinidad, se la pinta acompañada de un grifo. Además, se han documentado representaciones antropomorfas, como la famosa competición religiosa de los sirvientes de la divinidad, conocida como “los boxeadores”. Cuando la persona se la representa desnuda es porque están delante de la divinidad. Muchos de ellos también aparecen con la cabeza rasurada total o parcialmente. Otras escenas se interpretan como el paso de la niñez a la adolescencia. Además de todas estas, debemos hacer mención a unas escenas de navegación, que se han interpretado de diferentes maneras. Hay quien opinó que era un combate naval, otros lo ven como una recepción de una embajada extranjera. Lo cierto es que pudo ser una ceremonia correspondiente a la inauguración de la temporada de navegaciones, ya que tenemos paralelos en época romana, concretamente, las festividades del navigium isdis. Hay relieves de mujeres recogiendo azafrán, una mujer oferente con un collar, otra mujer sentada en una roca…

Sin lugar a dudas, el elemento más característico del mundo minoico es la arquitectura palacial. Se trataba de casi pequeñas ciudades, compuestas por un conjunto de patios, estancias y estrechos corredores. Estas estructuras monumentales estarán influenciadas por el mundo oriental. Podría haber existido un plano modelo, de haber sido así, sería el palacio de Knossos. Generalmente se ubican en el pie de suaves colinas, a pocos kilómetros de la costa y en vías de comunicación. Podían llegar a tener entre 3 y 5 plantas, con diversas entradas, ninguna principal. En ningún caso se han hallado indicios de fortificación, se distribuyen sin ningún orden urbanístico. En cuanto al patio central, es posible que se utilizara para el desarrollo de ceremonias religiosas (se ha interpretado a raíz de las pinturas murales). Tenemos representaciones en frescos de la taurocatapsia, por ejemplo. Tenemos constancia de que las representaciones pictóricas se realizaban tanto en el techo como en el suelo como en las paredes. Las pinturas de los suelos solían ser motivos marinos, en cambio, las paredes se dividían en tres zonas, con una primera (la más baja) que imitaba piedra o madera, y la zona central con la representación en sí, finalmente la parte más cercana al techo. Alrededor del patio es donde se sitúan varias habitaciones desiguales, lo que indica que probablemente se construyeran de forma progresiva. También existen patios exteriores, donde también se celebrarían ceremonias religiosas. Finalmente todos los palacios cuentan con almacenes, donde acumulaban el excedente (en algunos casos se han hallado 400 pithoi, vasijas de almacenamiento). En la segunda planta situarían la sala de banquetes. Otro lugar importante que encontramos en los palacios eran los santuarios. En Knossos, debajo del mismo, se encontró un depósito repleto de diosas de las serpientes (de carácter funerario, se supone que protegían el hogar).

Otro detalle importante es la documentación de sacrificios humanos. En Knossos se descubrieron 300 huesos humanos con marcas de cuchillos. Estos huesos pertenecían a cuatro niños con edades entre los 8 y los 12 años. También se han documentado en el templo de Anemospilia, donde en una de las habitaciones de hallaron 3 cadáveres, de los cuales dos eran los sacrificantes y otro el sacrificado.

Otra categoría de edificios serían las grandes residencias. Cuya función se especula que podría ser de vivienda de los gobernantes, siempre y cuando los palacios fueran santuarios.  También se ubicaban en lugares de tránsito, en vías de comunicación. Tenían dependencias dedicadas talleres, molinos, telares… Como curiosidad comparativa a los palacios, carecían de patio central.

Hay muchas teorías sobre el final de la cultura minoica. Algunos lo achacan a los cataclismos naturales, como volcanes y terremotos (el estallido del volcán de Thera), pero la teoría más aceptada es aquella que lo atribuye a causas humanas, internas o externas. Hay quien dice que el palacio de Knossos se vio obligado a destruir al resto de los palacios por una rebelión generalizada, otros lo atribuyen a la llegada de los micénicos. En cualquier caso, todos a excepción de Knossos sufren abandonos y destrucciones, dando paso al periodo de dominación micénico.

 

 

Bibliografía:

-       Fernández Uriel, P. “Historia Antigua Universal II”.

-       Milán Quiñones de León, M. “Navegación y presencia Minoica en el Egeo”.

-       Poyato Holgado, M. “Lugares de culto y santuarios de época postpalacial en la Creta minoica”.

-       Arroyo Ruiz Zorrilla, R. “La Talasocracia Minoica”.

-       González Serrano, P. “La cultura Minoica”.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>