La expansión del fascismo por Europa

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

El movimiento creado en Italia por Mussolini en 1919 surgiría, entre otros factores, de las condiciones creadas por la guerra. Como efecto de la causa italiana, en Alemania y otros países surgirán movimientos políticos de extrema derecha; como por ejemplo el nazismo alemán, el falangismo español, la guardia de hierro rumana, la Cruz y la Flecha húngara, la Unión Británica de Fascistas… El rechazo al comunismo y al liberalismo serían dos de los estandartes principales, además del ultranacionalismo basado en el concepto cultural orgánico propio del Romanticismo. Lógicamente, cada movimiento adquirirá sus peculiaridades propias, como por ejemplo, las teorías raciales, el antisemitismo, el vanguardismo…). A pesar de su fuerte influencia en Europa, no llegaría al poder en todos los países. Además de Alemania e Italia, lo haría en Croacia, consecuencia de la ocupación de Yugoslavia del ejército alemán en 1941, quienes dividirían el país, estableciendo bajo el mando de la Ustacha, con Ante Pavelic al frente (Insurgencia) una “Croacia independiente”. Por otro lado, en Eslovaquia (Tras dividir Checoslovquia), Hitler impondría un gobierno más tradicional y conservador que fascista, pero antisemita, al mando de Andrej Hlinka (líder del Partido Popular Eslovaco); Gyula Gömbos, oficial del ejército de Hungría, sería nombrado primer ministro en 1932, dejando el país bajo el mando de un oficial vinculado a los fascistas italianos de 1919. De forma paralela en el mismo país surgiría un partido ultraderechista de masas, con gran influencia, al mando de Ferenc Szalasi, conocido como La cruz y la flecha. Este partido conseguiría un amplio apoyo entre las clases medias y las clases obreras. En las elecciones de 1939 conseguiría aproximadamente 750,000 votos (de un total de 2,500,000 votos aprox.) y 31 escaños de 259 posibles. A su vez, en Rumanía, Corneliu Z. Codreanu, crearía un partido ultraderechista conocido como la Guardia de Hierro en 1927, que en las elecciones de 1937 obtendría 66 de 390 escaños, convirtiéndola en la tercera fuera política del país. Con la llegada de la dictadura del rey Carol se detendría la ascensión del partido. En Francia, surgirían otros partidos de corte fascista, como por ejemplo Acción Francesa, Faisceau, la asociación de excombatientes Croix de feu, el Partido Popular Francés… El partido de mayor influencia sería Acción Francesa, adquiriendo su forma más clara a manos de Charles Maurras; no obstante su ideología iría derivando lentamente hacia el tradicionalismo monárquico francés, alejándose de la idea fascista. Ninguno de estos partidos conseguiría una influencia notable en el parlamento. En España, la falange (creada en 1933), haría acopio de numerosos símbolos como la camisa azul, el yugo y las flechas, la bandera roja y negra… generando un movimiento militar contra la II República española de 1931. En 1936 estallaría dicho movimiento generando una guerra civil que instauraría la dictadura de Francisco Franco. La falange en 1936 contaría con 20,000 afiliados, consiguiendo apenas un 1% de voto en las elecciones generales de 1936.

Como vemos, el fascismo generó, en esencia, un movimiento colmado de rechazos (antiliberalismo, antimarxismo, anticonservadurismo…) que evolucionaría de forma distinta en los diferentes países.

En Austria se dio la peculiaridad del enfrentamiento entre dos partidos de corte fascista; por un lado, un partido fascista propiamente austríaco, el Heimwehr, y por otro, un partido afín a Hitler, el Partido Nacional-Socialista. De hecho, el Heimwehr en 1934, sofocaría violentamente un levantamiento del Partido Nacional-Socialista. En Bégica, el rexismo lograría un 11% de los votos en las elecciones de 1936. El rexismo se fundó en 1930 por Léon Degrelle, el nombre proviene del eslogan latino Christus Rex, Cristo es Rey. A pesar de ser el homólogo belga del fascismo italiano, estaba marcado por un fuerte catolicismo monárquico (similar a la ideología de Acción Francesa). Muchos de los partidos fascista europeos estaban imbuidos de un catolicismo importante; La Guardia de Hierro rumana, la falange, el rexismo, la ultraderecha de Maurras… Por otro lado, en contraposición a este “fascismo cristiano”, el resto de los partidos ultraderechistas europeos eran aconfesionales, ateos.

La exaltación de la violencia será una característica casi común a todos los fascismos europeos, así la Ustacha y la Guardia Rumana recurrirían al terrorismo. Fascistas italianos, nazis alemanes y falangistas españoles tomarían como instrumento de intimidación la violencia callejera. No obstante, habría excepciones, en este caso, La Cruz y la Flecha de Hungría renunciaría expresamente a la violencia.

Todos los partidos de corte fascista se nutrían de las clases medias y obreras. Especialmente de la pequeña burguesía. Pero tampoco deberíamos ignorar la presencia de la clase obrera en muchos de estos partidos. Por ejemplo, el Partido Popular Francés era un partido de apoyo generalmente obrero. La base de estos partidos la componía gente joven, en muchos casos, estudiantes pertenecientes a las clases medias. Los parados, los estudiantes, los campesinos sin tierras, la pequeña burguesía duramente golpeada por la crisis, serían la fuente de votos de todos los partidos ultranacionalistas.

Las diferentes variantes del fascismo han sido objeto de debate. Sus orígenes se explicaron como expresión del capitalismo y, más concretamente, de la burguesía en crisis; como modernización estatal… En cualquier caso, no existe una doctrina propia fascista, sino que se trata, más bien, de una serie de negaciones, indicativo de ser una ideología reaccionaria. Pese a que podamos establecer unas pautas comunes, como la militarización, la omnipotencia del Estado, el ultranacionalismo orgánico, la concepción maniquea… no dejan de ser pautas que no demuestran una doctrina ideológica concreta. En cualquier caso, será el fascismo italiano el modelo originario.

 

Bibliografía:

-       Fusi J. “La Patria Lejana. El Nacionalismo en el Siglo XX.”.

-       Kedouri. E. “Nacionalismo”.

-       Smith. A. “Nacionalismo”.

-        

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>