La Iglesia de la Cienciología

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Hoy en día existe una religión muy extendida por gran parte del mundo; Se trata de la cienciología. Si uno pasea por las calles de Manhattan llama la atención que gran parte de las iglesias están dedicadas a esta religión, pero ¿Qué es este sistema de creencias? Todo lo que mencionaré a continuación es completamente cierto.
Originariamente, este sistema de creencias vino de la mano de L. Ron Hubbard en 1952. Este personaje fue un escritor estadounidense de ciencia ficción. Nació en Nebraska. Escribió más de cien libros y novelas. Sería en una de sus publicaciones en las que encontraríamos un artículo sobre la dianética, el concepto principal que marcará el nuevo sistema de creencias (atribuyéndole fuertes connotaciones en las que se que mezclaban el ocultismo y la psicología;  Algo que analizaremos con detalle más adelante). Una de las críticas definía la dianética como una “revisión lunática de la psicología freudiana”.

Hubbard se sintió atraído por el ocultismo y la masonería, así como los rituales desde muy temprana edad.
El punto de partida de la cienciología es el nuevo concepto aplicado por este autor: La dianética. Esto consistía en una serie de técnicas de autoayuda, definidas como “la ciencia moderna de la salud mental”. Esta nueva “psicología” trataba problemas físicos y malestares personales, pero no es de extrañar que evolucionara hacia cuestiones espirituales. Lo cierto es que el tratamiento sintomático de malestares físicos evolucionaría hacia el tratamiento de malestares espirituales, en base a la dianética.
Pero empecemos por el principio. La cienciología es una religión, y como tal, pretende dar explicación a todos los fenómenos que no la tienen en un principio; Como los orígenes de la vida. [Lo que se explica a continuación es completamente cierto]:
Para la Iglesia de la Cienciologia, hace aproximadamente unos 75 millones de años un dictador, soberano o líder galáctico, llamado Xenu, trajo a miles de seres vivos a la Tierra depositándolos cerca de volcanes y eliminándolos con bombas de hidrógeno. Sus almas, o esencia (debido que en inglés se denomina “body thetans”), se unieron a los cuerpos de los seres vivos presentes (independientemente de cuales fueran), y estas son las causantes de muchas de nuestras angustias y malestares. Esta es una de las historias “centrales” de la cienciología. Podríamos decir que su mitología se centra en hablar de civilizaciones extraterrestres, pero al ser algo muy criticable no lo sacan a la luz. De hecho, en muchos de los casos niegan que sus creencias se basen en vida extraterrestre. Para ellos esto es algo secundario.

La cienciología se centra en el plano personal, en el alma, en su concepción del hombre. Conciben la persona como un ser espiritual, y por lo tanto, inmortal. No es ninguna novedad la división cuerpo/alma. Por otro lado, opinan que la persona es originariamente buena. Esto tampoco es ninguna novedad, ya que Rousseau fue el primer pensador en concebir al hombre como esencialmente bueno (el buen salvaje). Obviamente, el objetivo del hombre es ser feliz, y lo conseguirá mediante el enriquecimiento del espíritu, de la mente. La novedad aplicada por la cienciología es que ofrece técnicas concretas para ayudarte a ser feliz, en base a dicho enriquecimiento.

Por otro lado, para ellos existe un “triángulo del conocimiento”: Afinidad, realidad y comunicación, y el desarrollo de uno de ellos equivale al desarrollo del resto.

Finalmente, Hubbard, en este mismo artículo, explicó que la mente se dividía en dos partes: el subconsciente y la parte consciente. La primera sería el conocimiento intuitivo, mediante estímulos, mientras que la segunda sería el conocimiento racional. Esto no es ninguna novedad, ya que una corriente cultural del siglo XVII conocida como la ilustración ponía énfasis en la razón y el conocimiento objetivo, mientras que de la mano de autores como Herder o Fichte llegaría una nueva doctrina que ponía el énfasis en lo contrario, el conocimiento intuitivo, los sentimientos. No obstante, no son más que hechos puntuales.

Como decíamos, nuestra mente se divide en dos partes: La mente reactiva y la mente analítica. La parte reactiva es la causa de nuestros malestares, probablemente imbuida por las almas de los seres sacrificados por Xenu. Lo que la Iglesia de la Cienciología ofrece es el tratamiento de esos síntomas para mejorar nuestro estado anímico y ser felices mediante una metodología concreta: La auditación. Básicamente consiste en un ejercicio de comunicación personalizado con un auditor (algo similar a un cura). Este tratamiento sería similar a una sesión con un psicólogo, pues su objetivo es hablar de los problemas de la persona y conseguir descifrar y liberar la parte reactiva de la mente, angustiada por las almas de los individuos sacrificados. Así pues, su finalidad es buscar la felicidad de la gente.

Hasta aquí bien, el problema es que para crear una religión de un tratamiento psicológico debes centrarte en dos cosas:

a) Darle explicación a todos los fenómenos que hoy en día no tienen explicación.
b) Asociar los problemas psicológicos de todas las personas con una causa inicial casi dogmática; La cual sólo ellos saben tratar, al conocer su verdadera esencia.
Es por ello que la cienciología es la aplicación de un tratamiento psicológico a una religión. El problema es que su cuestionable explicación de los orígenes de los malestares ha sido utilizada constantemente para su crítica. No obstante, ellos niegan y obvian estos relatos de ciencia-ficción.
En cuanto a sus críticas, son más que numerosas. Una de las más notables es la asociación de la Iglesia de la Cienciología con una gran estafa a nivel económico. Hay quien considera que el objetivo real de esta iglesia es puramente lucrativo. Esto es debido a que los tratamientos que ofrecen para el alma tienen un elevado precio. Además, ellos consideran que sólo los más “preparados” tienen derecho a recibir este tipo de tratamiento. Por lo que sólo aquellos que dispongan de dinero suficiente podrán recibir este tipo de tratamientos de “purificación” del alma. Aquellas que no tienen dinero serán relegadas a meros puestos de organización, que le den forma a la estructura de la iglesia como aparato administrativo. Los cursos y las auditaciones las reciben a cambio de sus servicios a la institución. En caso de querer retirarse deberán pagar los altos precios de las auditaciones, por lo que es una manera de presionar a aquellos que nos dispongan de dinero y quieran formar parte de la cienciología.
Un ejemplo del poder económico que ostenta esta organización es que la Trinity church, situada justo en frente de Wall Street, en Manhattan, pertenece a la cienciología. El hecho de tener un acceso limitado a tu nivel económico también ha sido objeto de numerosas críticas. En todo momento que cualquier escrito o publicación ha atacado esta organización no ha tardado en ser denunciada.

Los cienciólogos tienen una serie de características muy concretas y, aparentemente, sin relación entre sí:

- Se oponen a la psiquiatría tradicional y, por lo tanto, a todo tipo de medicación o farmacología relacionada con tratamientos mentales. Hubbard se jactaba de un profundo desprecio a la psicología y a la psiquiatría. Además de las razones que aportara, debemos tener en cuenta que era su oposición más directa. Opinaba que toda farmacología estaba destinada a drogar a la sociedad y mantenerla dormida ante sus abusos.
- No es de extrañar que una doctrina tan controvertida nos hablara de la conspiración. El gusto por lo ritual, lo masónico, terminaría por hablar de una conspiración en la que periodistas, psicólogos, psiquiatras, profesores y banqueros querían destruir a los cinesiólogos. El victimismo no es ninguna novedad en cualquier fenómeno de captación.
- Curiosamente y sin ningún sentido concreto, los cienciólogos se declaran en contra de la homosexualidad, al considerarla una enfermedad y una perversión. Piensan que impacta negativamente a la sociedad este tipo de “perversiones”. No es de extrañar que la relación de la homosexualidad con un desequilibrio mental o una enfermedad viniera del suicidio del hijo de Hubbard, quien era homosexual, en 1976. Según los cienciólogos, sus tratamientos pueden “curar” esta “enfermedad”.
En el caso de España, la audiencia nacional reconocer la cienciología como una religión desde el año 2007. En Francia, en cambio, no ha sido reconocida como tal. El caso es que nos puede sorprender sobremanera la “mitología” de estas creencias, pero no es menos inverosímil ideas como Adan y Eva o mitos como los de Abraham. Toda mitología se fundamenta en la fantasía. Uno de los pilares fundamentales de esta religión es su poder económico. Además, han destinado grandes esfuerzos financieros en relaciones públicas y publicidad para alejarse de esa imagen de organización estafadora. De hecho, gozan de exenciones fiscales en Estados Unidos al haber recibido estudios por estas instituciones y declararlas como “religión”. El miedo a recibir denuncias se deja notar en todas las críticas, pues ya existen precedentes. Un ejemplo curioso sería el capítulo de la serie de dibujos animados “South Park” (09 x 12)  la cual critica esta nueva religión y en los créditos todas las competencias son realizadas por “John Smith”.

 

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>