Las sociedades del arte levantino y su entorno

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

RESUMEN:

El carácter narrativo del arte rupestre levantino nos relata escenas de la vida diaria que nos acerca aún más a la comprensión de estas sociedades. En este trabajo trataremos la relación de estas sociedades con su entorno. La caza será uno de los elementos más representados y nos indicará desde las especies cazadas hasta las estrategias seguidas para la obtención de la presa. La recolección, por su parte, también es un elemento muy representado que nos relata cómo estos grupos manipulaban el medio, con un gran conocimiento sobre el mismo, para obtener productos para su supervivencia. Ya sean sociedades en proceso de neolitización, o sociedades plenamente neolíticas, tratamos con grupos tremendamente especializados en la caza y la recolección. Así pues, trataremos sobre cómo estas sociedades se adaptan al medio en el que viven y consiguen especializarse en el aprovechamiento de todos los recursos que tienen a su alcance.

PALABRAS CLAVE: Levantino, arte, entorno, adaptación.

ABSTRACT:

The narrative nature of Levantine rock art manifests scenes of everyday life that bring us closer to understanding these societies. In this paper we will discuss the relationship between these societies and their environment. Hunting is one of the most represented elements revealing the range of species hunted and the strategies followed to obtain prey. Gathering, is also a highly recurrent theme. It transmits the sophisticated manner in which these groups manipulated their environment with the object of survival. Whether these societies were purely Neolithic or in a process of becoming so, we are dealing with extremely specialized hunting and gathering groups. In the light of this premise, we will discuss how these societies adapted to their environment and managed to specialize in the use of every resource within their reach.

KEYWORDS: Levantine, art, environment, adaptation.

1. INTRODUCCIÓN

El arte rupestre levantino es un arte narrativo que nos relata un contexto ambientado, bien en el Mesolítico, bien entrando en el Neolítico, en el cual podemos observar como las sociedades que habitaban el este de la Península Ibérica desarrollaban sus actividades diarias. De estos paneles podemos obtener información sobre cómo estos grupos manipulaban su entorno, desde la caza y las diferentes estrategias empleadas, hasta la recolección de productos derivados tanto de las plantas como de los animales.

Ambientado en un contexto geográfico heterogéneo, tanto rocoso y abrupto como llano (en el interior de la península) encontramos 300 abrigos al aire libre con paneles narrativos de este arte sin precedentes. Obviando el debate sobre su cronología, en este trabajo nos vamos a centrar sobre la relación entre el entorno y las sociedades levantinas; la caza y las estrategias empleadas para la misma, la recolección y la especialización en la misma por un buen conocimiento del medio, las especies existentes tanto por las representaciones como por el registro arqueozoológico…

Entraremos en el debate sobre la supuesta domesticación y el empleo de determinados animales no sólo para su consumo, sino para la obtención de productos secundarios.

El debate sobre la cronología sigue siendo, hoy día, objeto de discusiones. Los herederos de Breuil consideran que se tratan de sociedades Epipaleolíticas, comprendidas entre el 8000 y el 5000 B.P. mientras que otros prehistoriadores consideran que se trata de sociedades neolíticas primitivas, ya inmersas en el 5000 B.P. En cualquier caso, gracias al carácter narrativo de los paneles podemos establecer con seguridad ciertas prácticas, especialmente relacionadas con el medioambiete.

En este trabajo desarrollaremos la relación entre el entorno y estas sociedades en proceso de neolitización.

2. CONTEXTO GEOGRÁFICO

Probablemente el término “levantino” no haga plena referencia al contexto geográfico en el que se ubican los más de 300 conjuntos con una media de 8000 figuras. Los paneles se encuentran en abrigos rocosos poco profundos al aire libre, en algunos caso también en paredes verticales. Hablamos de un amplio territorio que comprende a grandes rasgos el este de la Península Ibérica pero que no se limita sólo a la franja de costa, pues encontramos paneles en provincias de interior como Cuenca o Teruel. Con respecto al clima tratamos con el Holoceno Inicial y quizás tiempos algo posteriores al 7000 B.P; suponiendo que se traten de sociedades mesolíticas o neolíticas primitivas. Tratamos con oscilaciones térmicas importantes pero toda la masa de hielo se habría derretido, por lo que la climatología era bastante más permisiva. Durantelos primeros momentos del Holoceno se han documentado pulsaciones propias de climas semiáridos. A partir del 8.000 B.P. el clima es más templado y húmedo, y el bosque mediterráneo registra una considerable expansión. Sería en este contexto en el cual llegarían las primeras sociedades neolíticas.

La fauna representada es propia de los bosques y zonas montañosas, como el jabalí, la cabra o el ciervo, no obstante, también aparecen representados animales de grandes praderas y espacios abiertos como los bóvidos o los équidos. Tratamos de un área muy extensa con unas características geográficas heterogéneas que, dependiendo del entorno, proliferarían especies de un tipo u otro. Así pues, en las zonas de costa se especializarían quizás más en labores de pesca y recolección de moluscos mientras que en las zonas montañosas predominaría la caza de la cabra.

Los abrigos han sido hallados en zonas montañosas. Los distintos movimientos “oligo-miocenos” fracturaron el zócalo herciniano dando lugar a un paisaje lleno de rocas fracturadas y barrancos. En algunas de las zonas se denota una importante escasez hídrica. Probablemente no habría caudales permanentes de agua pero sí estacionales, es decir, que no hablamos de un desierto hidrológico plenamente dicho.

Los yacimientos generalmente estarían situados en zonas altas desde las cuales dominar el entorno. Las zonas costeras eran montañosas y rocosas, con bosques caducifolios y probablemente algunos pinos. La vegetación era muy abundante con gran cantidad de recursos en un contexto rocoso y abrupto. Las zonas de interior, ya en plena meseta, serían zonas más llanas, no es casualidad que las evidencias de presencia de caballos se encuentran en yacimientos como la Selva Pascuala, en Cuenca. Se trata, pues, de un amplio terreno, con características muy heterogéneas, inmerso en el Holoceno, en el cual estas sociedades se especializaron.

3. ECONOMÍA

3.1 La caza.

El arte levantino nos relata gran cantidad de escenas de caza de las cuales podemos interpretar desde estrategias diversas para esta práctica hasta las diferentes especies que se consumían. Probablemente una de las actividades económicas principales de estos grupos sociales sería la caza, acto que, probablemente, contaría con una significación más allá de la mera subsistencia. Los animales más representados son los cápridos y los cérvidos, seguidos por otros animales como jabalíes, caballos y algunos bóvidos. Cada una de estas especies tiene su singularidad. La caza del jabalí es relativamente más peligrosa, puesto que el cazador puede ver amenazada su integridad física. Otros animales son más aprovechables y probablemente tuvieran un valor más económico que prestigioso. No obstante, las especies más cazadas son aquellas que habitan en el contexto geográfico en el que habitaban estas sociedades, concretamente los rumiantes.

Debemos hacer referencia a otras especies que no representan las pinturas y que, muy probablemente, formaran parte de su dieta como los conejos1, aves o el pescado.

Para dicha actividad las armas más representadas son los arcos, no obstante también utilizarían otros utensilios como lazos, hondas, jabalinas y muy probablemente trampas. Estamos hablando de unos cazadores-recolectores muy especializados, concretamente en la caza de las especies del entorno. El arco empleado era el arco simple, y portaban las flechas en la mano (sin carcaj). Las flechas contaban con emplumadura, realizada con plumas de ave, lo que nos daría clara evidencia de la caza de aves por su aprovechamiento tanto alimenticio como utilitario (no obstante, debemos tener en cuenta la posibilidad de que la emplumadura la realizaran con otros elementos vegetales). Las jabalinas y armas de mayor tamaño serían empleadas para la caza de animales más lentos y grandes, mientras que el arco lo emplearían para la caza de animales más esquivos, como las cabras o los ciervos. El lazo se usaría generalmente para la captura del caballo, aunque tenemos referencias de su uso para la captura de cabras en la Cova dels Rossegadors. Algunas interpretaciones hablan del uso de trampas para la captura de pájaros, concretamente en el Cinto de la Ventana de Dos Aguas (Jordá, 1974). A pesar de las vagas referencias, es muy probable que utilizaran trampas para la caza de muchos animales, especialmente de aquellos cuyas rutas de paso y lugares de concurrencia estuvieran controlados. Se ha llegado a especular, por la presencia de una especie de carcajs, o recipientes, la utilización de veneno para la caza, de tal modo que impregnarían la flecha con él para herir al animal y rastrearlo hasta su muerte (Wernert y Obermaier, 1919).

El uso de estrategias para la caza es diverso; ya sea caza individual o colectiva, apreciamos el uso de estrategias como el rastreo (bien representado en las pinturas, donde el cazador sigue rastros de sangre del animal herido o huellas del mismo), el ojeo (una de las pinturas más representativas sobre la caza por ojeo la encontramos en la Cova dels Cavalls), consistente en dirigir la presa hacia una emboscada, generalmente hacia otros arqueros, de tal manera que la presa huye hacia una línea de flechas, incluso no debemos descartar el uso de despeñaderos o kill sites como alternativa. Otra estrategia utilizada era el rececho, la cual consistía en acechar y rastrear a una pieza muy concreta (en este tipo de estrategia predominan los ciervos machos, quizá como “trofeos”). El acecho es otra estrategia empleada, puesto que estos cazadores observaban los movimientos de la presa y esperaban en sus rutas de paso o bebederos a los que concurrían. Tenemos paralelos etnográficos como el caso de los nativos norteamericanos del sudeste, quienes creaban señuelos con la piel y la cornamenta del ciervo macho para atraer a otros cérvidos, es posible que estas sociedades conocieran estrategias similares (Sturtevant, 1994).

Los cazadores conocían muy bien el entorno en el que cazaban. El uso de técnicas como el ojeo requiere un conocimiento importante del contexto geográfico. La caza colectiva probablemente estaría jerarquizada. Cierto es que en las pinturas no somos capaces de apreciarlo en su totalidad, pero la etnografía nos enseña que una caza grupal bien organizada y ejecutada requiere una jerarquización importante en la cual cada uno de los miembros asuma su papel.

No sabemos hasta qué punto la caza era importante a nivel de subsistencia para estas sociedades. Probablemente tuviera relación con el grado de prestigio social, de tal manera que el buen guerrero sería un buen cazador. El empleo de estrategias y habilidades, tan propias para la guerra como para la caza, en unas sociedades profundamente beligerantes nos lleva a plantearnos si realmente se trataba de una actividad de subsistencia o portaba una significación diferente. En cualquier caso, la caza constituía una de las principales actividades económicas y sociales de estas sociedades levantinas.

3.2 La recolección.

Al tratarse de grupos de cazadores-recolectores, la segunda característica principal de estas sociedades era la especialización en la recolección y cómo explotaban su entorno. Las representaciones pictóricas nos narran una serie de escenas de recolección que denotan un importante conocimiento del medio. Tenemos escenas de recolección de miel, de frutos, de lo que parece ser vareo… en resumen, recolección de productos derivados tanto de animales como vegetales. Tenemos una representación de lo que parece ser una mujer atada por unas cuerdas en un barranco recogiendo miel de un panal de abejas. Una de las escenas más representativas de recolección de miel la encontramos en la Cueva de la Araña. La utilización de lo que parecen ser bolsas en la espalda o mochilas es relativamente frecuente para las labores de recolección. Es posible que se treparan a los árboles para recoger sus frutos, del mismo modo que tenemos escenas, como la hallada en el Covacho Ahumado, en las cuales se golpeaban las ramas con una vara para hacer caer los mismos.

Se ha interpretado que gran parte de las labores recolectoras las realizarían las mujeres, siendo los hombres los que realizarían las actividades de caza. Puesto que las pinturas no reflejan el sexo de cada uno de los individuos se ha tomado la presencia del arco como elemento masculino, mientras que las mujeres suelen ser representadas con un tipo de falda.

Explotarían todos los productos que les ofrecía el entorno. Hay casos en los que se ha interpretado que los árboles explotados eran piñoneros, como el caso del Abrigo de Doña Clotilde de Albarracín (Almagro, 1949). También hay referencias a la recolección de vegetales y tubérculos, como el caso del Barranco del Pajarero de Albarracín. Todo esto requiere un conocimiento del entorno muy elevado que nos lleva a la misma afirmación, tratamos con cazadores-recolectores muy especializados en su entorno.

No obstante, existe un importante debate sobre la interpretación de las labores de recolección. Algunas pinturas como el caso del Barranco del Pajarero de Albarracín o el Abrigo del Ciervo de Dos Aguas han sido interpretadas como evidencia de trabajos agrícolas. De hecho, existen prehistoriadores que hablan de la presencia de arados en la Cueva del Garroso de Alacón o en el Cinto de la Ventana (Jordá, 1971). En cualquier caso, se trate de una agricultura primitiva, o de una recolección especializada de tubérculos, ambas denotan un conocimiento importante del medio. La presencia de trazos rectilíneos han sido interpretadas como palos cavadores, pero también puede tratarse de un tipo de utensilio empleado para la recolección de los dichos tubérculos.

3.3 La domesticación.

Las pinturas nos relatan escenas curiosas que han sido interpretadas como domesticación de animales. Este frente de discusión estaría relacionado con la presencia de agricultura. Lo cierto es que la presencia de figuras humanas cerca de animales en actitudes pasivas han sido objeto de debate tanto en la monta como en la domesticación de animales. Representaciones ambiguas como la Cova dels Rossegadors o la Cañada de Marco de Alcaine han llevado a muchos a pensar en la posible domesticación de cápridos especialmente. Las diferencias estilísticas entre las figuras humanas y los animales han llevado a pensar que posiblemente se añadieran de forma posterior. Lo cierto es que no tenemos evidencias claras sobre la domesticación de los cápridos en estas sociedades.

Más complejo es el debate sobre la domesticación del caballo. La presencia de caballos con una especie de ronzal en las pinturas han llevado a considerar que posiblemente este animal estuviera domesticado. En Cuenca, en el conjunto de la Selva Pascuala observamos cómo una figura humana y un équido están unidos por un cordel, algo que puede llevar a diferentes interpretaciones. No obstante, tanto podría tratarse de un ronzal como de caza por lazo. El que se trate de tan vagas evidencias y que quede tan claras las actividades de caza y de recolección hacen pensar que en el caso de tratarse de sociedades conocedoras de la agricultura y la ganadería las habrían dejado bien representadas en los abrigos, por lo que todas estas reinterpretaciones sobre escenas tan ambiguas no son más que hipótesis poco fundamentadas.

Con respecto a la monta, los abrigos que harían referencia a esta práctica serían, por ejemplo, el Abrigo de los Borriquitos o el Abrigo de los Trepadores. Las evidencias en este caso son igual o más ambiguas que las anteriores, en algunos casos se ha supuesto que una serie de trazos representan a la figura humana, pero no deja de ser muy aventurado.

4. LA GUERRA.

Tenemos numerosas representaciones de enfrentamientos bélicos entre grupos humanos en el arte levantino. La mayoría de estas escenas se concentran en la zona del Maestrazgo y en otra zona más al sur, en el grupo artístico de Mortalla-Nerpio. Unas de las más relevantes se encuentra en la Mola Remigia o el Barranco de les Dogues. Obviando las razones de estos enfrentamientos, el entorno y los accidentes geográficos tenían una relevancia estratégica importante. No sabemos si la representación de accidentes geográficos era utilizada como método de división iconográfica de los bandos enfrentados o la utilización del mismo, lo cierto es que muchos de estos yacimientos se encontrarían situados en zonas elevadas que permitiesen controlar el entorno y así, desde la altura, contar con una ventaja estratégica. Estas sociedades, al conocer bien el medio, lo emplearían como parte de la estrategia militar. En el Abrigo Sautuola, por ejemplo, apreciamos como uno de los grupos beligerantes se encuentra representado inclinado hacia abajo, lo que nos da a entender que se encontrarían en una posición más elevada y en posición, probablemente, defensiva. El que estén defendiendo nos llevaría a plantearnos si se trata de la defensa del propio poblado, algo que indicaría que, efectivamente, se disponían en posiciones elevadas. En este mismo panel, hay autores que consideran que la línea divisoria (accidente geográfico aprovechado por el pintor para diferenciar los grupos enfrentados) consistía en una empalizada de elementos vegetales y no de una representación meramente simbólica (García, 1962). Lo cierto es que, dentro de la guerra, el aprovechamiento del contexto geológico era un hecho. Es posible que las sociedades prehistóricas se tornaran paternalistas con la aparición intensiva de los conflictos bélicos. Lo cierto es que vemos cierta especialización dentro del género, de tal manera que los hombres se dedicarían a la caza y a la guerra, dos actividades semejantes en la práctica, y las mujeres en las actividades de recolección. En cualquier caso, en consonancia con este trabajo, el aprovechamiento del entorno también tenía una importancia estratégica en la guerra, actividad muy frecuentada por las sociedades levantinas.

BIBLIOGRAFÍA:

- ALMAGRO BASCH, M. 1949. “Un nuevo grupo de pinturas rupestres en Albarracín. La cueva de Doña Clotilde”.

-BLASCO BOSQUED, M. 1974. “La caza en el arte rupestre del levante español”.

- JORDÁ CERDÁ, F; ALCÁCER GRAU, J. 1975. “La sociedad en el arte rupestre levantino”.

- JORDÁ CERDÁ. 1971. “Formas de vida económica en el arte rupestre levantino”.

- MARTÍNEZ VALLE, R. VILLAVERDE BONILLA, V (COORD). 2002. “La Cova dels Cavalls. En el Barranc de la Valltorta”.

- MATEO SAURA, M. 1995-1996. “La vida cotidiana en el arte rupestre levantino”.

- MATEO SAURA, M. 1996. “Las actividades de producción en el arte rupestre levantino”.

- MOLINA BALAGUER,L; GARCÍA ROBLES, M; GARCÍA PUCHOL, O. 2003, “Apuntes al marco cronocultural del arte levantino. Neolítico vs Neolitización”.

- OBERMAIER, H; WERNERT, P. 1919. “Las pinturas rupestres del Barranco de Valltorta. Comisión de investigaciones paleontológicas y prehistóricas”.

- RIPOLL PERELLÓ, E. 1964. “Los abrigos pintados alrededor de Santolea”.

- RUIZ LÓPEZ, J. 1996. “Cazadores y presas: Simbolismo e interpretación social de las actividades cinegéticas en el arte levantino” .

- UTRILLA, P; CALVO, M. 1999. “Cultura material y arte rupestre levatino: la aportación de los yacimientos aragoneses a la cuestión cronológica. Una revisión del tema en el año 2000”.

1Tenemos unas representaciones que podrían hacer referencia a la caza de estos animales en la Fuente del Sabuco de Moratalla, sin embargo, su deterioro dificultan notablemente su correcta identificación.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>