Los anabaptistas

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Durante el siglo XV, la falta de piedad y la corrupción de la Iglesia Católica, provoca que se manifiesten diferentes corrientes religiosas tras la escisión de la cristiandad con la Reforma luterana.

Las doctrinas de Lutero fueron interpretadas de diferentes maneras y ciertos reformadores radicales llevaron sus ideas al extremo. Surgiendo de este modo surgen sectas de carácter anabaptista como los profetas de Zwickau (1521), descendientes del milenarismo medieval, proclamaban el comunismo bíblico y ansiaban el retorno a la vida primitiva. También aparecieron personajes como Thomas Müntzer, un agitador social anabaptista partidario de la violencia y gran enemigo de Lutero por su interpretación histórica de la vida de Cristo y reprochaba su vinculación a las formulas tradicionales. El bautismo fue un tema central en los círculos reformistas suizos, es aquí donde se formaran las dos nuevas sectas religiosas la de Zuinglio y la de los anabaptistas.

El término de anabaptista proviene de la costumbre de realizar el bautismo cuando uno ya es adulto, ya que consideran que esta es la edad en la que uno ya si es capaz de manifestar la fe, es por lo que rechazan el bautizo infantil. Esta idea proviene de la doctrina de Thomas Müntzer sobre la necesidad de preceder la fe al bautismo.

Los anabaptistas  nacieron de las inquietudes sociales presentes en los estamentos bajos del mundo urbano y rural, es por lo que tuvo gran acogida entre dichos estratos. Esta corriente adquirió formas apocalípticas y de carácter comunista. Estos grupos vivían en comunidades, eran iconoclastas y defendían que los cristianos convencidos, es decir bautizados, deben vivir libres de la esclavitud del mundo, amar a los enemigos, abstenerse de toda violencia y solidarizarse materialmente con los pobres, sin apelar a las relaciones con el Estado para conseguir prebendas. Este rechazo al pacto con el poder civil o Estado, es el que causaría la represión de esta corriente por los diferentes Estados.

De Suiza, esta nueva secta rápidamente se extendió por Alemania, donde los “profetas” establecieron comunidades más o menos prosperas. La introducción del anabaptismo se caracterizó por fuertes revueltas sociales, pero sin duda ningún caso fue tan cruento como el de la ciudad alemana de Münster, donde en 1532, los principales teólogos anabaptistas se reúnen y consiguen tomar el poder municipal. Consiguen crear una especie de comunidad al margen del Estado, donde rompen con la propiedad privada y las mujeres son tratadas de forma igualitaria. Estos anabaptistas  aguardaron en Münster la llegada del Apocalipsis.

Las ideas que propagaba el anabaptismo calaban entre las masas oprimidas y cansadas del dominio de las élites. Las ideas de la abolición de la propiedad e igualdad social eran consideradas lógicamente como peligrosas tanto por príncipes como por la nobleza, por lo que pondrán todos sus medios en favor de la radicación de esta secta.

En este periodo, Carlos V es el Emperador, inmerso en los conflictos religiosos, marca su posición a favor de la Iglesia Católica en la Dieta de Worms (1521), declarando a Lutero como proscrito. Carlos mantuvo durante los primeros años una respuesta débil al protestantismo, sin embargo fue aumentando con el paso de los años la represión contra las herejías. En este contexto, es cuando en 1535 ordena acabar con el peligroso movimiento anabaptista de Münster, el cual será duramente masacrado por el ejercito imperial.

Bibliografía:

- Vicens, J. Historia General Moderna. Del renacimiento a la crisis del siglo XX, vol.1.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>