LOS SEVEROS: LA ANTESALA DE LA ANARQUIA MILITAR

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

 

Desde época de Adriano no se habían reclutado nuevas legiones, durante unos 40 años, hasta que el emperador Marco Aurelio levanto la  Legio II y la  Legio III Itálicas para utilizarlas en sus campañas contra los marcomanos.

Tendremos que esperar hasta época Severiana para notar un marcado aumento en los ejércitos imperiales. En el 196d.C., Septimio Severo levantó tres nuevas legiones, denominadas Parthicas, para participar en sus campañas en Oriente.

Hay discrepancias sobre el origen de estas unidades, mientras que algunos afirman que tienen procedencia tracia e iliria otros autores afirman que pudieron estar reclutadas en Asia Menor para el ejército de Presencio Níger y que Septimio Severo las reestructuró en su ejército.

Una tercera vía dice que la I y la III Parthicas fueron reclutadas en Oriente mientras que la II Parthica estaría formada por reclutas ilirios. No estuvieron mandados por legados senatoriales si no por prefectos ecuestres[1]. La I y la III Parthicas combatieron en la guerra del 197-199 d.C., y posteriormente quedaron acantonadas en la nueva provincia de Mesopotamia[2].

La II Parthica se acantonó de forma permanente en Castra Albana a unos 20-25km de Roma. Y entre el 208-2011 d.C., la legión completa, o un destacamento marcho a Britania para luchar contra los caledonios. No se conoce ningún otro caso de reclutamiento de una legión hasta Severo Alejandro que supuestamente levantó una para

Su campaña contra los persas[3]. Es posible que esta legión se incluyera en el ejército de Severo Alejandro en la guerra contra los germanos y que esta terminase sublevándose[4].

Cada legión se dividía en 10 cohortes numeradas del I al X con seis centurias de 80 hombres cada una, en algún momento del S I d.C., la cohorte paso a estar formada por cinco centurias dobles convirtiéndose en una unidad miliaria[5]. Vegecio nos ofrece otra posibilidad, nos encontraríamos con una legión de diez cohortes, con cinco centurias y 555 infantes por cohorte salvo la cohorte I con 1105 infantes. Debe tenerse en cuenta también que desde la formación de las legiones estas siempre dispusieron tropas con armamento ligero.

LA GUARNICION EN ROMA:

Las cohortes pretorianas:

- Creadas por Augusto.

- Garantizan la seguridad del príncipe.

- Con el tiempo van a poder influir o imponer la elevación al trono de uno u otro pretendiente[6].

Septimio Severo en el 193 d.C., licencia a las cohortes pretorianas y las sustituye por soldados de sus propias legiones. Siendo nueve las cohortes iniciales el número inicial se fue modificando hasta que en época del emperador Domiciano quedo fijo en diez. Cada cohorte estaba mandada por un tribuno y el mando de la guardia se compartía entre dos prefectos del pretorio ambos de rango ecuestre. Septimio Severo reformó la guardia con lo que esta tendría los efectivos de dos legiones. Con este emperador el servicio en la guardia pretoriana queabierto a cualquier legionario del imperio[7]. A esta unidad se le dio un papel de combate de primera línea. Pasarían a formar parte del ejército expedicionario del emperador en las campañas.

Junto a la guardia suele aparecer otra unidad, independiente, que se encarga de la seguridad inmediata del soberano, los “équites singulares Augusti”. Se hallan organizados en números de caballería de mil hombres. Con Septimio Severo el mando pasará a ser colegiado.

Las cohortes urbanas: “Urbaniciani”:

- Originariamente tres cohortes de tipo quingenario.

- Posteriormente se crearon dos más para acantonarlas en Lyon cerca de la ceca imperial que se establecía allí.

Los “Vigiles”:

- Creados en el 6 a.C.

- Siete cohortes de siete centurias bajo el mando de un tribuno.

- Vigilancia nocturna de Roma y actuar como cuerpo contra incendios[8].

Septimio Severo amplió el número de las cohortes haciéndolas miliarias y manteniendo el reclutamiento de sus efectivos en suelo itálico[9].

TROPAS AUXILIARES:

Se crean en esta época varias cohortes entre ellas la famosa XX Phalmyrenorum miliaria y la IX cohors Maurorum. El edicto del emperador Caracalla en el 2012 que elimino la diferenciación jurídica entre un soldado legionario y uno auxiliar vino asuponer el remate final para un fenómeno que llevaba desarrollándose desde hacía ya cierto tiempo[10].

LOS NUMERI:

En principio el término designaba a cualquier unidad que no fuese una legión, un ala, o una cohorte, es decir los soldados no romanos que han conservado sus características étnicas. Estos aparecerán a comienzos del S.II d.C.. Estas tropas serian de tercera categoría que descargarían a los auxiliares de las tareas más monótonas. Grupos de mil hombres mandados por tribunos y dirigidos por prefectos.

Denominados por los romanos barbaros su origen está en las unidades irregulares alistadas para una campaña concreta o reclutadas entre los pueblos ajenos al imperio de forma voluntaria como consecuencia de un tratado.

OTRAS UNIDADES:

Las fuentes nos hablan de que Caracalla levantó una falange de 15.000 hombres reclutados en Macedonia y que estaba equipada al estilo de época alejandrino. Herodiano menciona otra falange de espartanos reclutada por Caracalla. Parece que el tamaño de esta seria el de una cohorte de 500 o quizás 1000 hombres que combatirían como una unidad normal.

DISTRIBUCION TERRITORIAL DEL EJÉRCITO:

Con las nuevas necesidades se intenta hacerles frente con una mejor distribución de los recursos para hacer frente a todas las amenazas fueran cuales fueran. Un elemento a destacar fue el acuartelamiento fijo del La Legión II Parthica ya que al estar en suelo Itálico rompía con la tradición de no tener tropas en Italia. Aunque quizás este movimiento intentase proteger a la ciudad de Roma de una amenaza directa.

Se dividieron varias provincias en otras más pequeñas, seguramente para que ningún gobernador quedara al mando de una fuerza militar lo suficientemente grande como para fomentar las ambiciones al trono.

Las vexillationes solían estar formadas por na o dos cohortes que conservaban su organización en centurias, las unidades auxiliares igualmente prestaban una fracción de sus tropas para formar destacamentos aunque no sabemos al proporción exacta. Las vexillationes podían agruparse para luchar contra ejércitos de gran tamaño como disolverse para luchar contra ejércitos más pequeños.

CONCLUSIONES:

Los cambios en el mundo y las sociedades germánicas entre finales del S. II d.C., y principios del S. III d.C. los dotaron de una mayor capacidad e lo referente a la movilización de recursos bélicos. Mientras que en el Este la toma de poder por parte de los persas sasánidas implicaba que buscasen el enfrentamiento directo con Roma para legitimar su poder.

Tenemos que tener en cuenta también que desplazar una legión entera des de una zona a otra del Imperio no solo era costoso si no que aumentaba la presión desde el exterior y lo hacía estratégicamente desaconsejable.

Los Severos fueron una monarquía militar constreñida a tratar de ganarse los favores de los soldados para mantenerse en el trono. No siguieron una política tan diferente a la de otros emperadores simplemente trataron de dar una respuesta que optimizara los recursos disponibles. El último de la dinastía, Alejandro Severo fue asesinado por sus tropas cerca de Maguncia, a pesar de representar a una dinastía de caracter militarista.

[1] Por ello tampoco contaron con su correspondiente tribuno laticlavio.

[2] Quizás también participasen en la guerra persa de Alejandro Severo 231-232 d.C.

[3] Los testimonios de la época solo aportan un numeral y tibias referencias a una leva de reclutas itálicos. De ahí que se haya denominado como IV Itálica.

[4] El emperador Maximino se refiere a esta legión en las inscripciones como “sua”, suya, sin duda por el apoyo en su ascenso al trono.

[5] Aunque en realidad sus efectivos rondarían los 800 hombres.

[6] Según las fuentes contemporáneas a aquel que prometiera el mayor “donativum”.

[7] Siempre que hubiese prestado servicio entre cuatro y nueve años.

[8] Cada cohorte tenía asignados diferentes distritos urbanos.

[9]Los vigiles serán tratados y considerados como auténticos soldados.

[10]Ya en el 144 d.C., los diplomas militares mencionaban expresamente la concesión de la ciudadanía romana para los veteranos auxiliares entendiéndose que había un importante número de personas que se alistaban en los auxilia siendo ya ciudadanos romanos.

450px-Severoslos severos dinastia

BIBLIOGRAFÍA:

ARCINIEGA LIZ, Pedro “Nuevas unidades del ejército imperial romano durante la dinastía de los Severos”

DE SOUZA, Philip: “La guerra en el mundo antiguo” Ed. Akal (trd. Manuel Villanueva Acuña).

FERNANDEZ UBIÑA, José: “La crisis del siglo III y el final del mundo antiguo” Ed. Akal, 1989

FERNANDEZ UBIÑA, José: “El Imperio romano bajo la anarquía militar” Ed. Akal, 1990

GOLDSWORTHHY, Adrián: “El ejército romano” Ed. Akal (trd. Álvaro Ramón Arizaga Castro).

GOLDSWORTHHY, Adrián: “Grandes generales del ejército romano: Campañas, estrategias y tacticas”  Ed. Ariel 2005

 

Author: Óscar Corcoba Fernández

Licenciado en Historia por la Universidad de Alicante. Especialista en Interpretacion del Patrimono y Guía Turistico por la Universidad de Alicante. El Ejército Romano: Cambio y continuidad en la señal de identidad de un imperio. CEPOAT:Centro de Estudios del Próximo Oriente y la Antigüedad Tardía. Universidad de Murcia

Share This Post On

1 Comment

  1. Me ha gustado,sigue así.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>