Martín Miguel de Güemes, héroe gaucho argentino

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Escribir sobre Güemes es hacer un camino mental entre distracciones históricas y los bronces argentinos. La vida de Martin Miguel de Güemes no alcanza aun para que ciertos historiadores puedan enarbolarlo en la categoría de héroe máximo de nuestra patria por eso hoy voy a reivindicar este general gaucho cuyo heroísmo es indiscutido.
No hay salteño que no conozca la dimensión de su historia para simbolizar su obra en la historia presente y futura pero me pregunto…saben los otros pueblos lo que significa Güemes para la historia de Argentina para poder así determinar el lugar que tiene que ocupar en el presente y el futuro identitario argentino.

No era solo un caudillo más, no era solo un jefe gaucho de norte. En él corría por sus venas ideales de independencia y era por sobre todas las cosas americanista, propugnaba por la autodeterminación de los pueblos, porque él sabía que la libertad no era ni es indivisa.

Inteligente, valiente, solidario, arrogante, indómito, humano, así era y así lo demos recordar a Güemes. Su mística nos maravilla al igual que lo hacen sus ideales y la forma en que luchó abnegadamente por ellos, por ver a este suelo más patria y menos colonia.

Muchas naciones desearían, desde lo más profundo de sus sentimientos soberanos, contar con tan titánico personaje.
Que sería de la historia de nuestro país sin el nombre de este héroe, que sería de la vida de San Martin, Belgrano héroes máximos de nuestra independencia sin Martin Miguel de Guemes porque Güemes no entra en el reduccionismo histórico. Entró y salió de la historia de nuestro pais por la puerta grande.

Martín Miguel de Güemes nació el 5 de febrero de 1785 en la ciudad de Salta, siendo sus padres don Gabriel de Güemes Montero y doña Magdalena Goyechea y de la Corte, el primero oriundo de Abienzo, Asturias; y la segunda nacida en la ciudad norteña antes nombrada.

Martín Miguel vivió sus primeros años en un ambiente rural, ya que su padre además de ser Tesorero de las Cajas Reales de Jujuy, En febrero de 1799, contando con solo 14 años, el joven Martín Güemes se enlistó en la 6ª Compañía del Tercer Batallón del Regimiento Fijo –estacionado temporalmente en Salta- dando inicio así a su carrera militar. Martín Miguel de Güemes era descendiente de Francisco de Argañaraz y Murgía, fundador de la ciudad de Jujuy, e hijo de un funcionario real que pertenecía a la clase principal de Salta.

En el mes de junio de 1806, mientras Güemes servía como cadete en su provincia, se produce la primera invasión inglesa. Como consecuencia, el Regimiento fue llamado a defender Buenos Aires de la agresión británica. Su posición social facilita que, en 1815, sea aceptado como jefe por sus pares de la clase alta salteña, lo que le permite el acceso al núcleo que ejercía el liderazgo local.

Como Gral. Güemes, creo el Regimiento de “Los Infernales” a quienes uniformo de color rojo, tal como hasta hoy los conocemos, este alegaba que con los Infernales vencería a los falsos ángeles en aras de la libertad. “El plan defensivo de Güemes, que comprendía la formación de las milicias gauchas, rápidamente generó adversidades con los altos mandos del centralismo de Buenos Aires. Durante las luchas de la emancipación, los gauchos se integraron a una estrategia militar dirigida por el General Güemes y organizada sobre la base de la guerra de guerrillas. Esta estructura se sostenía con el esfuerzo de cualquier poblador en condiciones de tomar las armas -pastores, arrieros, labradores, artesanos-, conformando un ejército que se componía mayoritariamente de criollos y mestizos pero que también incorporó a negros esclavos” (Cfr. Bazán, 1986).

Los Infernales son sin duda uno de los regimientos más famosos en la historia de nuestra Independencia junto quizás en la provincia de Buenos Aires con los Colorados del Monte de Rosas, todos ellos exponentes cabales de la idiosincrasia gaucha, no hay representante más noble de nuestras idiosincrasias que el gaucho.
La velocidad sorprendente de los infernales de sus ataques, retiradas y emboscadas, hicieron que los jefes realistas, excombatientes de la guerra Napoleónica pronunciasen en más de una oportunidad: ¡Son demonios que parecen fantasmas!

Más adelante, en fecha 30 setiembre de 1810, le expiden el de capitán otorgado por la Junta a solicitud del gobernador Chiclana, cuando Güemes ya se encuentra al servicio de la Revolución de Mayo, en la Quebrada de Humahuaca al comando de una partida de 60 hombres con la misión de interceptar y cortar las comunicaciones entre los realistas del Alto Perú y los de Córdoba literalmente, la primera y geográficamente más avanzada partida patriota.

Desde 1812 hasta 1821 la frontera norte del país sufrió nueve invasiones consecutivas. A las milicias de Güemes les correspondería la gloria de derrotar a las últimas seis invasiones realistas: al mando de Pezuela, en 1814; De Serna y Olañeta, en 1817; Canterac, en 1820 y, por último, nuevamente Olañeta, en 1821, donde Güemes, ganaría la última batalla después de muerto.

Güemes, con sus gauchos legendarios, cuidó hasta su expiración en la Cañada de la Horqueta, “las espaldas” de la Nación, privándose de una vida acomodada ya que pertenecía de cuna a un hogar acaudalado y con ejecutorias de hidalguía.

Como todo hombre, Güemes cometió errores; su vida estuvo impregnada de luces y sombras, grandezas y miserias, enfermedades y frustraciones propias de la condición humana y así merece ser contemplada y honrada su paso por estas tierras.

Dicen los historiadores, que los grandes anhelos provocan el advenimiento de los predestinados, Martín Miguel De Güemes fue un predestinado, porque los hechos históricos son muy complejos para ser obra de un hombre, evidentemente son concretados por el sujeto colectivo interviniente, el que enaltece a quien lo guía en aras de objetivos supremos.

Bibliografia Consultada.

Bernardo Frías, Historia del general Martín Miguel de Güemes y de la Provincia de Salta, o sea de la independencia argentina, Buenos Aires. Depalma, 1971.
Colmenares Luis Oscar. Martín Güemes. El héroe mártir. Ciudad Argentina. Buenos Aires. 1999. – See more at: http://periodicotribuna.com.ar/7964-martin-miguel-de-guemes-el-verdadero-heroe-de-suipacha.html#sthash.6mfvoG8y.dpuf

Luchilo J. Lucas y otros. Historia Argentina. Ediciones Santillana. Secundaria. Buenos Aires. 1995. – See more at: http://periodicotribuna.com.ar/7964-martin-miguel-de-guemes-el-verdadero-heroe-de-suipacha.html#sthash.6mfvoG8y.dpuf

Author: Daniela Leiva Seisdedos

Profesora de Historia. Especializada en el uso de las Nuevas Tecnologías en Educación. Ganadora del Premio UBA 2013 y II Mención del Premio UBA 2012 en Divulgación de Contenidos Educativos. Profesora en los Colegios Nuestra Señora de Lourdes y San Cayetano de La Plata. Argentina. Publicaciones en Diario Clarín, Hacer la Comunidad y Papel de Periodico de España. Distinguida entre los 13 docentes del 2013. Diario Clarín de Argentina. Lema: “La educación como meta” Pagina de recursos educativos El Arcón de Clio. www.elarcondeclio.com.ar

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>