Mitra. Una aproximación a su iconografía.

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

El dios Mitra nació entre los dos ríos del creciente fértil y evolucionó desde un dios solar y de la justicia, con claros paralelismos con la divinidad sumeria Shamash, hasta convertirse, en los primeros siglos de nuestra era, en el dios salvador de una extendida religión mistérica estrictamente masculina; el seguidor del Mitra romano era un soldado contra el mal, por eso se difundió fácilmente entre las tropas del imperio.

Mitra inició su carrera sin representaciones iconográficas, venerado sólo a través del fuego en las Puertas de Mitra (Dahr-i-Mirh, pequeñas capillas de época sasánida en donde ardía al abrigo del viento, un vaso colocado sobre una piedra cuadrada). En definitiva cada pueblo y civilización contribuyó en la elaboración de su mito y en el producto final romano, cuya importancia viene demostrada por el interés del incipiente cristianismo por combatirlo.

La llegada de este dios a occidente se explica porque en muchos lugares del antiguo imperio aqueménida (herederos de esta figura divina) se mantuvieron dinastías locales de estirpe persa de las que surgirían algunos reinos helenísticos como Comagene o el Ponto.

En la reforma zoroástrica Mitra ya era considerado un dios de primer orden, relacionado con Anahitaque algunas veces es citada como su consorte. Por su papel de cruzado contra el mal posee un carácter guerrero. También es el señor de la sabiduría y se le identifica con la luz por ser el auriga del carro del sol, pero este Mitra solar probablemente era diferente del Mitra de la amistad  y de los contratos de los vedas.

Durante la época clásica pero se desarrollará su iconografía. Entre las representaciones más frecuentes de Mitra está el momento del nacimiento, cuando surge de una roca representación simbólica de la bóveda celeste. En algunos casos esta imagen está acompañada de los denominados Cautes y Cautopartes, que son el propio Mitra en diversos momentos del tránsito solar diario. Cautes lleva la antorcha en alto y representa al sol naciente; Cautopartes la sostiene hacia abajo y simboliza el ocaso. El propio Mitra es el dios del mediodía, al que nada se le oculta.

Estatua del dios Mitra de época romana

Estatua del dios Mitra de época romana

Pero la representación más importante es la del Mitra tauróctono. Generalmente el dios aparece sobre el toro hiriéndolo en el cuello con un puñal; de la sangre que cae al suelo crece la cepa y del rabo surgen espigas; un perro y una serpiente lamen la sangre al tiempo que acosan al animal, y un escorpión clava su aguijón en los testículos del bóvido; del esperma envenenado surgirá toda clase de animales útiles para el hombre. La escena se desarrolla en la entrada de la gruta de Mitra, flanqueada por los dos portadores de antorcha. Sobre Mitra suele aparecer el cuervo mensajero, ave agorera presente en todos los combates. Con frecuencia también está presente un león, representación del sol y del fuego, con lo que se termina el carácter cósmico del acontecimiento.

La investigación moderna todavía discute si la simbología utilizada responde a cánones iranios o greco-romanos. Para algunos el arte mitraico mantiene algunas ideas de sacrificio y salvación, pero no las expresa a través de motivos iranios, sino mediante símbolos greco-latinos. Por ello, la iconografía mitraica debe ser interpretada desde la óptica romana y no desde el zoroastrísmo. Teniendo esto presente, la escena del sacrificio del toro no puede ser interpretada como una lucha entre el bien y el mal, pues todos los elementos participan favorablemente en el acontecimiento benefactor para el hombre. Por tanto lo que se representa es el sacrificio divino que da vida a los hombres. La muerte del toro simboliza la llegada del año nuevo y todos los elementos están relacionados con la idea de la fertilidad.

El león trae consigo la luz, la primavera fecundante, la serpiente representa la fuerza vital del nuevo año agrícola. Por su parte el toro es la primavera o la regeneración; y el escorpión es el otoño, el signo zodiacal de la cosecha. Recordemos brevemente que para los hurritas (otro pueblo indoeuropeo) era un símbolo de carácter favorable, el mejor ejemplo lo encontramos en la diosa Ishara, la diosa-escorpión, señora de las montañas y los ríos hurritas.

La compañía del perro solo la entendemos al conocer su significado mítico y religioso. Los persas consideraban que  los perros guardaban el puente que separaba los dos mundos. Sobre la figura de este animal vale la pena comentar la representación persa de Cambises sacrificando al buey Apis egipcio, que una vez muerto es devorado por un cánido y otras criaturas. El paralelismo con el tema que nos ocupa resulta evidente. Según algunas noticias llegadas al padre de la historia (Her. I, 140) ningún persa era enterrado sin que antes hubiera sido dañado su cadáver por un perro o ave de presa.

Lugar del culto mistérico al dios Mitra.

Lugar del culto mistérico al dios Mitra.

Author: Abel Marco Freixa

Soy una persona afortunada porque pude estudiar lo que más me gustaba, historia. Siempre me atrajo en desmedida nuestro pasado más antiguo y comprender nuestro legado histórico. Nunca supe que podia hacer con esos conocimientos que desde los 14 años atesoro, hasta que casi por casualidad empecé a dedicarme a la difusión cultural, compartir mi pasión me resulta tan fascinante como perfeccionar mis conocimientos, así puedo dar rienda suelta a mi empatía y a mi forma natural de ser resuelta, activa, introvertida y creativa.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>