Textos del Corán a propósito de la violencia y el Yihad

Comparte historia...Tweet about this on TwitterShare on Facebook

A propósito de la batalla de Badr

El Profeta excitaba siempre a sus soldados. Un hombre de los ánsar [auxiliares; musulmanes medineses], llamado Umar, hijo de Hammam, tenía en la mano algunos dátiles, que comía bajo la mirada del Profeta. Éste, para exhortar a los soldados dijo: “Para conseguir el paraíso sólo tenéis que encontrar el martirio”. Umar, al oír estas palabras, arrojó sus dátiles diciendo: “Si así es, me basta con un dátil, hasta que entre en el paraíso”. Sacó su sable, se lanzó contra las filas de los enemigos, hiriendo y matando a muchos, y él mismo fue matado».

 

A propósito de la muerte de Kab, hijo de al-Asraf

Fue a primeros del mismo mes de Rabí cuando el Pro-feta envió a alguien para matar a Kab, hijo de al-Asraf, de quien había aguantado muchas injurias [...]. Un día, cuando se encontraba en medio de sus compañeros y se hablaba deKab, hijo de al-Asraf, el Profeta se apiadó de él y dijo:

“¿Quién dará su vida a Dios y matará este hombre?” Uno de los ánsar, llamado Muhammad, hijo de Maslama, dijo: “Yo iré y lo mataré, ¡oh, apóstol de Dios!”. El profeta lo agradeció vivamente.

(Después de haberlo matado a él y a su mujer, los enviados volvieron a encontrar al Profeta).

«Comenzaba a despuntar el día cuando entraron en la ciudad. Encontraron al Profeta ocupado en rezar, y le dieron cuenta de lo que acababan de realizar. El Profeta se mostró muy feliz, dio gracias a Dios y se lo agradeció».

 

A propósito de la batalla de Uhud

«Luego el Profeta dijo a sus compañeros: “Venid, están por encima de nosotros”. Quiso escalar la montaña, pero la pesadez de sus dos fuertes corazas le impedía marchar. Había allí, en la montaña, una piedra sobre la que deseaba sentarse. Talha, hijo de Abdallah, le ayudó poniendo los pies del Profeta en su nuca y lo levantó así hasta la piedra donde se sentó. El Profeta le dijo: “Acabas de merecer el paraíso”. Abu Sufyan, al verlo, le gritó: “¡Jornada por jornada!”, es decir: habéis conseguido vuestra victoria en Badr, y nosotros en Uhud. El Profeta replicó: “No es lo mismo. Vuestros muertos están en el infierno, y los nuestros en el paraíso [...]“. Dios envió unos ángeles del cielo para llenar de terror los corazones de los infieles. Salvo en la jomada de Badr, los ángeles jamás combatieron».

 

A propósito del Yihad

El yihad es una obligación de Derecho divino que cumplen unas gentes por los demás, siendo para nosotros (los seguidores de Malik) preferible no combatir al enemigo sin haberle exhortado a abrazar la religión de Dios, a menos que éste haya iniciado las hostilidades. Entonces deberán elegir entre abrazar el Islam o pagar la capitación (yiziya). Si no lo hacen, se les combatirá. No se aceptará capitación de ellos más que si están en lugar al que alcancen nuestras leyes. Si están lejos de nosotros no se les cobrará capitación a no ser que vengan a nuestra tierra, y, en caso contrario, se les hará la guerra.

Huir ante el enemigo es un pecado grave si su número es del doble de los musulmanes o menos. Si es más, la huida está justificada.

Se combatirá al enemigo con todo jefe, sea éste bueno o malo.

Se permite matar a los prisioneros bárbaros, pero nadie será muerto después de haber obtenido el perdón (amán), sin violar los acuerdos que se hayan adoptado a su respecto. No se matará a las mujeres ni a los niños y se evitará matar a monjes y a rabinos a menos que hayan combatido. También podrá matarse a las mujeres que hayan guerreado.

 

Bibliografía

Tabarí. Crónica, [f. s. IX – p. s. X] (ed. J. Flori, Guerra Santa, p. 291-293)

La Risala de al-Qarawani.[m. s. X] sobre el Yidad, (ed. J. Flori, Guerra Santa, pp. 333-334)

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>